viernes, 22 de julio de 2016

Las primeras declaraciones de doctrina

Los credos
Los credos son resúmenes cortos de la doctrina básica cristiana:

El credo de los Apóstoles 
No hay evidencia de que los Apóstoles escribieron este credo, pero fue escrito antes de Concilio de Nicea. El Credo se derivó de las preguntas que hacian a los candidatos para el bautismo cristiano en la iglesia primitiva y muestra lo que los primeros cristianos creyeron. Noten como organizan el credo basándose en la Trinidad.

1. Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. 

2. Creo en Jesucristo su unigénito Hijo Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de la virgen María; padeció bajo el poder de Poncio Pilato; fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos; al tercer día resucitó de entre los muertos, asendió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre, todopoderoso. Desde allí a de venir a juzgar a vivos y muertos.

3. Creo en el Espíritu Santo, la santa iglesia católica (universal), la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de los muertos y la vida eterna. Amén


Ejercicio: ¿Qué doctrinas básicas puedes encontrar en el Credo de los Apóstoles?
N. Geisler encontró 14 doctrinas esenciales en este credo. ¿Cuántas puedes encontrar?

1. 
2. 
3. 
4.
5.
6.
7.
8.
9.
10.
11.
12.
13.
14.

Hay otros credos ecuménicos importantes que todos los cristianos aceptan. Puede uno buscarlos en Internet y hacer el mismo ejercicio. Estos son diferentes porque las iglesias enfrento otros problemas con el tiempo.

El Credo de Nicea
El Credo de Atanasio
El Credo de Calcedonia  

lunes, 11 de julio de 2016

Temas de Doctrina Básica Cristiana


Doctrina Básica Cristiana

1.    La unidad del Padre, Hijo y Espíritu Santo en la Divinidad  (Trinidad).

2.    La soberanía de Dios en la creación, revelación, redención y juicio final.

3.    La inspiración divina y entera confiabilidad de las Sagradas Escrituras tal cual fueron dadas originalmente y su autoridad suprema en todo asunto de fe y conducta.

4.    La pecaminosidad y culpa universal de todos los hombres desde la caída que los sujeta a ira y condenación de Dios.

5.    La redención de la culpa, pena, dominio y corrupción del pecado, solamente mediante la muerte expiatoria del Señor Jesucristo.

6.    La resurrección corporal de Jesucristo de entre los muertos, y su ascensión a la diestra de Dios el Padre.

7.    La presencia y poder del Espíritu Santo en la obra de la regeneración.

8.    La justificación del pecador por la gracia de Dios y solo mediante la fe.

9.    La permanencia del Espíritu Santo en el creyente.

10.         La única iglesia universal que es el Cuerpo de Cristo y a la cual pertenecen todos los creyentes verdaderos.

11.         El retorno personal del Señor Jesucristo.

Doctrina Cristiana Básica: Introducción




Doctrina Cristiana Básica
Prefacio
Este documento no es exactamente un escrito mio. Muchos han comentado el documento. El primer comentario que vi era de Hans Burki (No tengo copia de su comentario todavía, pero era excelente). Varios de mis amigos han hecho comentarios sobre esta declaración. Agradezco sus aportes. No voy a mencionar los nombres porque no estoy seguro de quienes haya particiapado en la redacción de este documento. Sólo he editado una pequeña parte.  Pero por cierto esto es lo que creo.

Este base doctrinal ha sido adoptada por IFES, Moclam, Renuevalamente y otras instituciones. Es una exposición de "doctrinas ensenciales y no pretende ser una “teología sistematica” completa (ver bibliografía), sino una base doctrinal minima.

¿Qué es doctrina?
Doctrina es una respuesta a la pregunta ¿qué es lo que la Bibla o los cristianos enseñan de la salvación? Nuestra respuesta es una resumen de muchos textos y expresa lo que consideramos lo más importante del tema en cuestión. No tenemos la opción de decir: "no lo se", o lo ignoro, o tal vez. Cuando Jesús preguntó a Pedro: ¿Quién soy yo?, Pedro no podia responder: "no tengo idea". Nosotros estamos en una situación semejante. 

Si no podemos explicar nuestra fe, NO la podemos compartir. No podemos evangelizar si somos agnosticos. La evangelización requiere un explicación o doctrina. Esta explicación es necesaria aun para pasar la fe a nuestros niños. No van a creer en Jesús si no les podemos decir con convicción quien es Jesús. 

El propósito de la doctrina no es de limitar la fe, sino de poder explicarla. El propósito es positivo. Claro que uno va a encontrar explicaciones equivocadas que tienen que ser refutadas. Esto es inevitable. El mundo no es plano y al no ser plano tenemos que explicar por que es una esfera. 

Los otros enfoques como las diciplinas espirituales, la responsabilidad social y la liturgia no responde a las preguntas de que es lo que creemos. Responden a las preguntas de que debemos hacer. Son una consecuencia de la doctrina cristiana. Si no hay doctrina, tampoco hay una práctica que resulta.  Estas prácticas no pueden sustituir a la doctrina.  
Mis amigos y las iglesias que dicen que no debemos prestar atención a la doctrina por la post-modernidad corren el riesgo de que sus misiones sólo van a ser cristianas por poco tiempo. El ataque de la post-modernidad al cristianismo requiere más detalle en la explicación de la fe y no menos.
¿Por qué una base de doctrina?

Why do we have a doctrinal basis? (¿Por qué tenemos una base de doctrinal) Por Mike Reeves, UCCF Head of Theology (Jefe de teología en la UCCF, UK, traducido, editado y adaptado por Juan C. Kennington

Desde el principio los cristianos han escrito resúmenes de su doctrina. Incluso hay ejemplos dentro de la Biblia misma.
Deuteronomio 6:4-6
Filipenses 2:5-11
Colosenses 1:15-
1 Timoteo 3:16
Confesiones históricas:
·       El Credo de los Apóstoles
·       El Credo de Nicea 325
Confesiones Evangélicas
·       La Confesión de Augsburgo, 1530
·       Los  39 Artículos, 1562
·       La Confesión de Westminster, 1647 
·       La Confesión Bautista, 1689
Porque no nos gusta tener una confesión

Tenemos que tomar en cuenta que Adán y Eva rehusaron de escuchar la palabra de Dios. Desde entonces el hombre buscar ignorar el hecho que Dios nos ha hablado.
En Inglaterra en el siglo XVII,  los “latidudinarians” rechazaron los credos y la doctrina. Ellos creían que el centro del cristianismo era la moralidad. Cuando la doctrina era menos importante, más personas podrían unirse a los templos. El problema que resultó era que se reunían por sus conductas y no por Cristo.
En el siglo XVIII Edward Gibbon (El declive y caída del imperio romano) pensaba que la diferencia entre “homoousios (de la misma naturaleza) y “homoiousios” (de una naturaleza similar) era solo la diferencia de la letra “i” y no la diferencia si adoramos a Cristo o no. Unos vieron a Cristo como el creador y los otros lo vieron nada más como una creatura creada.  Usando la misma lógica que Gibbon, uno podría decir que la diferencia entre el cristianismo y el cristianismo es nada más la diferencia entre los números 1 y 3. Dios es uno (Islam), o Dios es tres en uno (cristianismo).
En el siglo XIX, el alemán, Adolf von Harnack negó la realidad de una revelación objetiva. Redujo el cristianismo a una creencia en la paternidad de Dios y la hermandad universal de los hombres. El reduccionismo de  Adolfo von Harnack condujo al abandono de la doctrina cristiana y abrazo del “evangelio social”. 

Hacer una confesión que trata de la revelación de Dios como verdades objetivas en lugar de sentimientos subjetivos es rechazado por la cultura contemporánea. 
Una confesión es una declaración de que Dios ha hablado y que su comunicación es clara y especifica. No somos árbitros finales de la verdad, sino que la verdad absoluta y no negociable ha sido dado a nosotros en las Escrituras por Dios. 
La confesión es una respuesta obediente a lo que Dios ha hablado. Es un reconocimiento que Dios es Dios y que nosotros no somos los que decidimos que es la verdad. Obviamente hay mucha discusión sobre la verdad y si la podemos conocer. Estas controversias tienen muchos trasfondos.

“En la esfera de la religión, como en otras esferas, las cosas acerca de los cuales los hombres esta inclinados a estar de acuerdo, son las cosas que no valen la pena creer. Las cosas realmente importantes son las cosas acerca de las cuales los hombres pelearán.” J. G. Machen.

No pudo ser de otro modo en el cristianismo, dado que lo esencial de la creencia cristiana no son sentimientos donde felizmente podemos discutir, sino de asuntos de verdades objetivas e históricas.
Una confesión es un resumen de los contenidos de la Escritura. No es la revelación de Dios o la Palabra de Dios. Es una respuesta humana a la Palabra de Dios o un reconocimiento que Dios ha hablado. Sólo podemos creer en una confesión en tanto que es fiel a las Escrituras. Una confesión siempre señala algo más allá de si misma.
1.     Una confesión es una afirmación de lo que creemos que la Escritura claramente enseña sobre la medula del cristianismo o los temas o creencias que no son negociables.
2.     Una confesión no es un documento que afirma lo que los hombres se han acordado o reflexiones humanas acerca de Dios.
3.     Una confesión no es una extensión de las Escrituras, como si fuera la palabra misma de Dios. Más bien es una afirmación de lo que creemos que la Biblia enseña.
4.     Una confesión no tiene la ambición de presentar todo el consejo de Dios o todo lo que creen los cristianos que la afirman.
Concluimos que los que piensan que una confesión limitará el crecimiento del conocimiento humano o la madurez de uno no entienden la función de los credos. Las confesiones no son jaulas de doctrina, sino guías y testigos y cuerdas de seguridad.

En una confesión nos unimos bajo el evangelio.
Con una confesión reconocemos que Dios ha hablado clara y específicamente. La siguiente cosa que hace una confesión es de afirmar nuestra lealtad a lo que Dios ha dicho. John Webster, de Aberdeen University, UK, lo pone así:
“Un credo o una confesión es una formulación publica del evangelio enseñado en las Escrituras en que afirmamos nuestra lealtad a este mensaje. También es un repudio de las cosas falsas que amenazan el  evangelio.”
Una confesión es más que un intento de responder obedientemente a la palabra de Dios, es un intento de asegurar una continua obediencia a la palabra de Dios porque constantemente nos desviamos de lo que Dios ha dicho para seguir las voces de las sirenas de nuestra imaginación y nuestra cultura. Si vamos a quedarnos leales al evangelio, tenemos que atarnos a la confesión. Esto es el propósito de una confesión, de atar a sus confesores al evangelio para que continúen confesando el evangelio y no inconscientemente tomen otra confesión.
Con esta confesión queremos clavar nuestros colores al mástil y definir nuestro mensaje y misión.

En una confesión tomamos un partido.
Creo que Jesús es divino o es Dios.
Integridad cristiana

Conclusión: La Base de Doctrina como una confesión nos lleva (cuerpo y alma) a la obediencia de la palabra de Dios. Por ella rechazamos nuestro tendencia natural de rechazar la revelación de Dios. Hemos sido guiados a conocer el evangelio con aun más claridad; nosotros nos aliamos con el evangelio y encontramos allí unidad; retamos y negamos lo que se opone a el, formamos nuestras vidas, pensamientos, ministerios y enseñanzas. Dios ha hablado! Lo confesamos, ¡A Él sólo sea la gloria!

Bibliografía:
·       Luis Berkhof, Teología sistemática, Libros de desafío.
·       Luis Berkhof, Manual de doctrina cristiana, Libros de desafío.
·       Luis Berkhof, Introducción a la teología sistemática, Libros de desafío.
·       Juan Calvino, Institución de la religión cristiana, Felire.
·       D. A. Carson y Timothy Keller editores, La Centralidad del Evangelio,
·       Wayne Grudem, Teología sistemática, Vida.
·       T. C. Hammond, Como comprender la doctrina cristiana, Certeza.
·       Carlos Hodge, Teología sístematica,
·       J. Gresham Machen, Christianity and Liberalism, Eerdmans.
·       Bruce Milne, Conoceréis la verdad: un manual de la fe cristiana, Logoi.
·       J.I. Packer, Teología consisa, Unilit.
·       Daniel Salinas, Nuestra fe, Certeza.
·       John R. W. Stott, La cruz de Cristo, Certeza.

La formación de Credos y Declaraciones de fe
Generalmente los Credos y las declaraciones de fe se desarrollan en un tiempo de conflicto. Están escritas para hacer una separación entre los que lo creen y los que lo rechazan. El credo de Nicea fue desarrollado para rechazar la idea que Cristo fue un ser creado y no Dios mismo. Esta idea fue presentada por Ario y rechazada por Atanacio.

Uno también debe tomar en cuenta la psicología de creer o no. Generalmente cuando rechazamos una verdad, no la podemos recibir más adelante. Esto es especialmente el caso en nuestras creencias a cerca de Dios.

 Jesús enseñó a sus discípulos a orar así:
Padre Nuestro que estás en el cielo,
Santificado sea tu nombre,
Venga tu reino,
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano.
Perdónanos nuestras deudas,
Como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación,
Sino líbranos del maligno, porque tuyos son el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.

¿Qué cosas son verdad para que podemos orar de esta manera? ¿Qué son los peligros de ser un teólogo? ¿Cómo se puede evitar estos peligros?

La Base de Doctrina
1.    La unidad del Padre, Hijo y Espíritu Santo en la Divinidad  (Trinidad).
2.    La soberanía de Dios en la creación, revelación, redención y juicio final.
3.    La inspiración divina y entera confiabilidad de las Sagradas Escrituras tal cual fueron dadas originalmente y su autoridad suprema en todo asunto de fe y conducta.
4.    La pecaminosidad y culpa universal de todos los hombres desde la caída que los sujeta a ira y condenación de Dios.
5.    La redención de la culpa, pena, dominio y corrupción del pecado, solamente mediante la muerte expiatoria del Señor Jesucristo.
6.    La resurrección corporal de Jesucristo de entre los muertos, y su ascensión a la diestra de Dios el Padre.
7.    La presencia y poder del Espíritu Santo en la obra de la regeneración.
8.    La justificación del pecador por la gracia de Dios y solo mediante la fe.
9.    La permanencia del Espíritu Santo en el creyente.
10.         La única iglesia universal que es el Cuerpo de Cristo y a la cual pertenecen todos los creyentes verdaderos.
11.         El retorno personal del Señor Jesucristo.

Regreso a temas de Doctrina Básica Cristiana



martes, 5 de julio de 2016

Cómo presentar las tareas y proyectos

Tareas y su presentación de Hermenéutica
¿Cómo va tú presentación?
La presentación cuenta hacia la calificación final. No sólo en la clase, sino también en la vida y en la iglesia. En la vida normal, la evaluación es más cruel que en la iglesia. La gente evalua la iglesia y en los primero 8 minutos deciden si regresan o no. Evaluan la música, el aspecto físico del templo, la calidad de la gente por su ropa, la limpieza y la conversación entre otras muchas cosas. 

Observaciones:

  1. Si la tarea es de exponer un libro como Filemón, las citas en el trabajo tiene que venir del mismo libro "Filemón" para recibir credito. La tarea es de exponer y comprender este libro especifico.
  2. No pedimos reportes de lectura de la Biblia, sino de libros y artículos que explican la hermenéutica. Las lecturas salen de las tareas en la página de los Temas de Hermeneutica. No cualquier artículo de Blog es tomado en cuenta o valido como lectura.
  3. Sólo se vale en equipo tareas asignadas.
  4. Tareas presentadas tarde tendrán un valor de 50%
  5. No se puede calificar lo que no se ve.
 
Clases Presenciales
Tareas y Reportes de Lecturas
Todas las tareas son trabajos individuales.

Compra un cuaderno de 100 hojas tamaño carta para las tareas. No me gusta recibir hojas para la basura.

  1. Pon tu nombre como esta escritó en la lista de la escuela
  2. Pon el nombre de la clase que estas tomando, sin nombre no hay credito para las tareas.
  3. Pon el nombre del maestro
  4. Pon el nombre de la tarea, para que al calificar sepamos que están haciendo.

Divide el cuaderno en 3 secciones según indica el maestro:
1. Tareas 
Empieza cada tarea con una nueva hoja.
El nombre de la tarea debe estar al comienzo de la hoja.
La tarea debe incluir en la primer hoja el nombre de la tarea y la fecha en que se debe entregar
2. Reportes de lecturas
Empieza cada reporte de lectura en una nueva hoja
3. Proyectos
Aquí se toma las apuntes de tu investigación para formar tu proyecto.


Proyectos de hermenéutica
Presentación
Una carpeta de presentación
Trabajo a Maquina (computadora)
Portada
  1. Nombre del Alumno (completo como esta en la lista de la escuela):
  2. Nombre de la Materia:
  3. Nombre del Maestro
  4. Nombre de la escuela:
  5. Nombre del proyecto:
  6. Proposito del proyecto:
  7. Fecha de entrega:
Proyectos:
  1. Método 3 columnas
  2. Método inductivo
  3. Método manuscrito
  4. Esquema de Sintaxis
  5. Proyecto final





Comienza cada tarea en una hoja nueva.
Pon el número y nombre de la tarea a comienzo de la primero hoja de la tarea.

sábado, 2 de julio de 2016

El propósito global del Dios viviente


El propósito global del Dios viviente
El propósito de Dios existe antes de que el universo fuese creado. Entonces tenemos que iniciar nuestra explicación de los propósitos de Dios desde el principio. Hay indicaciones de que Dios tenía todo planeado desde antes de la creación. La Biblia dice que “el Cordero fue sacrificado desde la creación del mundo” (Apocalipsis 13:8). Es decir, que el propósito de Dios desde el principio fue la salvación de los hombres por medio de Jesucristo.  También dice que “Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos (Romanos 11:32). Estas dos citas indican que el propósito de Dios desde el principio era la salvación del hombre del pecado. 

La primera indicación que Dios tiene un propósito global están en Génesis donde El es el creador de todo. Hay muchos textos que construyen sobre este hecho para decir que Dios es el soberano del universo y tiene el derecho de juzgarlo y destruirlo si lo encuentra necesario según sus propósitos (Jeremías 18 y Salmo 95 son ejemplos).

Vengan, cantemos con gozo al Señor,
Aclamemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.
Vengamos ante Su presencia con acción de gracias;
Aclamemos a El con salmos.
Porque Dios grande es el Señor,
Y Rey grande sobre todos los dioses,
En cuya mano están las profundidades de la tierra;
Suyas son también las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, pues El lo hizo,
Y Sus manos formaron la tierra firme.
Vengan, adoremos y postrémonos;
Doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor.
Porque El es nuestro Dios,
Y nosotros el pueblo de Su prado y las ovejas de Su mano.
Salmo 95:1-7

Este Salmo muestra el nexo entre la creación del mundo y la soberanía de Dios.

Primero, si no tuviera un propósito, no tendríamos una razón para una creación con diseño. Todo hubiera sido como dice el texto “una caos total” (Génesis 1:2).  Pero el mundo tiene orden y diseño que implica intención y propósito.   La creación es más que simple materia desordenada, tiene vida compleja e inteligente. Mientras Dios iba formando la creación, la evaluaba como buena (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21, 25, y 30). La evaluación de ser “buena” implica que cumple la intención por la cual fue creada. Es decir, que tiene un propósito.

Al emitir la evaluación que la creación es buena, indica que Dios tenía un plan previo con la cual puede evaluar si ha logrado la meta.  Dios tiene un plan global. 

Cuando Dios dice que la creación es buena, estas son buenas nuevas/evangelio. La tierra es un buen lugar para el hombre, un buen lugar para  vivir, y un buen lugar para conocer a Dios y su gracia.

El siguiente concepto dentro de este propósito global es que Dios es responsable por Su creación. 

Cuando el hombre pecó, Dios actuo con responsabilidad y le expulso del jardín de Edén. Este establece que uno no le puede desobedecer y vivir en el paraíso que le pertenece. El hombre es responsable por su rebeldía y hay consecuencias.

Tanto el hombre hecho en la imagen de Dios, como Dios, es responsable por sus acciones. El Hombre es responsable por sus acciones que tiene que enfrentar en las consecuencias de su rebeldía.  

Cuando Dios le dicta la sentencia a Satanás de que un hombre va a aplastarle la cabeza y derrotar el mal (Génesis 3:15; ver también Apocalipsis 12:2, y 17), Dios muestra que él sigue siendo responsable por la creación.  El propósito de Dios es de enviar a Jesús para llevar acabo su plan de redención.

Como Jesús va a necesitar una familia, Dios llama a Abraham en Génesis 12:1-3.   Esta familia no es una unidad separada de los demás, pero es donde empieza un reino, el reino de Dios.  Es un reino porque segun la promesa de Génesis 12:1-3 tiene lo esencial para tener un reino: 1. tierra, 2. pueblo y  3. gobierno. Esto forma una patrón para unir a los demas temas de la Biblia. El Nuevo Testamento conecta estas tres temas a Jesús.

Aquí es donde vemos el alcance otra vez a todas las familias de la tierra, el propósito global.
“Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que maldigan; ¡Por medio de ti serán bendecidas todas la familias de la tierra!” Génesis 12:3









Todos somos pecadores
Es natural que pensamos que Abraham debe haber sido muy bueno, muy especial.  Pero no es Abraham, es Dios quien es muy especial.  Porque la familia de Abraham no es escogida por su propio mérito. Sino es una familia sujeta al pecado como todos. La condición de la familia de Abraham es aclarada en Deuteronomio 8:17-20:
No sea que digas en tu corazón: ‘Mi poder y la fuerza de mi mano me han producido esta riqueza.’ Pero acuérdate del Señor tu Dios, porque El es el que te da su poder para hacer riquezas, a fin de confirmar Su pacto, el cual juró a tus padres como en este día.Pero sucederá que si alguna vez te olvidas del Señor tu Dios y vas en pos de otros dioses y los sirves y los adoras, yo testifico contra ustedes hoy, que ciertamente perecerán.  Como las naciones que el Señor destruye delante de ustedes, así perecerán ustedes, porque no oyeron la voz del Señor su Dios.

Continua en Deuteronomio 9:4-6:
“No digas en tu corazón cuando el Señor tu Dios los haya echado de delante de ti: ‘Por mi justicia el Señor me ha hecho entrar para poseer esta tierra,’ sino que es a causa de la maldad de estas naciones que el Señor las expulsa de delante de ti.  No es por tu justicia ni por la rectitud de tu corazón que vas a poseer su tierra, sino que por la maldad de estas naciones el Señor tu Dios las expulsa de delante de ti, para confirmar el pacto que el Señor juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.  Comprende, pues, que no es por tu justicia que el Señor tu Dios te da esta buena tierra para poseerla, pues eres un pueblo terco.

Muy pronto en Genesis, Dios empieza a revelar su plan de redención.  El plan de Dios se aclara en Génesis 15 (ver Dios y la antorcha en http://renuevalamente.blogspot.mx/2015/07/genesis-15-dios-y-la-antorcha.html.)  Este capítulo indica que Dios mismo es nuestro escudo y el mismo es nuestro galardón (Génesis 15:1), que la justicia es por fe (Génesis 15:6) y que va a hacer todo para hacer posible la salvación (Génesis 15:17-18).

Al decir que la justificación es por fe, Dios nos da a entender que no podemos justificarnos por nuestras actos. No tenemos la capacidad de justificarnos, por cualquier medio delante de Dios (Salmo 143:2) (ver Nadie puede justificarse ante Dios).

Esto se ve en Romanos donde dice, “Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos” (Romanos 11:32 NVI). No hay inocentes. Todos hemos pecado y estamos sujetos al pecado.

¿Por qué tardo tanto tiempo entre Abraham y Jesús? Jesús es el tema de toda la Biblia.  Lucas 24:44-49 dice que los tres partes de  Antiguo Testamento hablan de Jesús y indican lo que él tiene que padecer para darnos salvación. Dios tenía que tardar para que nosotros pudiéramos comprender a Jesús y su misión.  Esto significa, “Todo el Antiguo Testamento existe por causa de Jesús” (Graeme Goldsworthy). Dios tenía que actuar en la historia para que la misión y acciones de Jesús el Mesías podrían tener sentido.

El hombre tenía que comprender la gravedad del pecado. Que ni el buen ley, ni los sacrificios, ni los jueces, ni los reyes puede redimirnos de nuestros pecados.

Hay patrones que Dios establece que nos enseña que Jesus va hacer:
El hombre tenía que comprender el significado de los sacrificios. Tiene que entender que Dios quiere vivir entre su pueblo como el Templo. Tenía que aprender a no confiar en su fuerza y de no confiar en otros hombres como los reyes(1 Samuel 8:5-8) .

Esta misma situación de rechazar a Dios y servir a otros dioses sigue hasta el día de hoy.

La justicia y el gobierno de la tierra
El hecho de la creación establece el derecho y responsabilidad de Dios de gobernar su creación. Por esto muchas personas están dispuestas a pelear el punto de creación. Si Dios no es el gobernador del universo, no hay razón de no pecar o no ser rebelde.  No hay la posibilidad de un justicia más allá. Ni tampoco hay la posibilidad de una resolución final de las injusticias que hay aquí en la tierra.

¿Si Dios no es soberano, ante quien es responsable el hombre? Responsabilidad requiere soberanía. ¿Cuál es la norma de justicia?

En los salmos tenemos la declaración de que el hombre no puedes justificarse ante Dios. La solución o la justificación no esta dentro de su alcance aun y cuando obedece a la ley (Salmo 143:3 ver Gálatas 3:16). Este es un punto básico para poder entender la misión de Jesús. Si el hombre pudiera salvarse por sus acciones o por su propia voluntad, no sería necesaria que viniera Jesús para salvarnos. Este Salmo indica la imposibilidad de la auto-salvación.

En anticipación del día en que Dios iba a realiza la culminación de su plan el salmista escribe,
La piedra que desecharon los edificadores
Ha venido a ser la piedra principal del ángulo.
Obra del Señor es esto;
Admirable a nuestros ojos.
Este es el día que el Señor ha hecho;
Regocijémonos y alegrémonos en él.
Te rogamos, oh Señor, sálvanos ahora;
Te rogamos, oh Señor, prospéranos ahora.
Bendito el que viene en el nombre del Señor;
Desde la casa del Señor los bendecimos.
Salmo 118:22-26
La muerte de Jesús
La Biblia dice que Jesús vino en la plenitud de tiempo (Gálatas 4:4-7) para cumplir una misión. Esto quiere decir en el justo momento que Dios había preparado. Era el momento preciso para derrotar al dragón. Era el momento preciso para echar el dragón del cielo  (Apocalipsis 12:7-12).

La misión de Jesús
La primer base de la misión cristiana es que Dios es creador de todos los hombres sin importar su raza. Esto establece la universalidad de la misión cristiana a traer buenas nuevas para todas las etnias.  Esto cambia el alcance de la misión de solo responder a las promesas especificas a la familia de Abraham. Pablo establece que la misión de Jesús es para toda la humanidad.

La misión provee la solución 
Desde Génesis 3:15 descubrimos que la solución del problema del pecado tiene que ser una solución para el hombre. Un hombre va a vencer el pecado por todos. Un “hombre” va a aplastar la cabeza del serpiente.  Jesús vence al Dragón (serpiente) en la cruz (ver Apocalipsis 12:1-12).

La misión de ser responsable para proteger su relación y de ser el gran galardón fue tomado por Dios en Génesis 15:2, 17. En Efesios 5:33 dice que Cristo se entregó por ella. (more work)

El pueblo de Dios incluirá a los gentilesLa primera indicación de que Dios iba a derrotar el mal (Génesis 3:15) implica que la solución será para todos los hijos de la mujer.

Desde la primera promesa de Dios a Abran en Gen. 12:1-3 sabemos que la bendición de Abraham iba a llegar a todas las etnias, es decir que gente de todas las naciones estarán incluidos en los bendecido con Abram. El alcance de la promesas incluía gente de todas las familias de la tierra.

Esta idea de que la solución iba a extenderse a todas las familias de la tierra inicia en la promesa a Abraham (Génesis 12:3) y se repite 900 veces en todo el Antiguo Testamento. No es nada ocurrente en el Nuevo Testamento sino refleja el patrón de toda la Biblia.

“¿Es acaso Dios sólo el Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? Sí, también es Dios de los gentiles, Pues no hay más que un solo Dios.” (Romanos 3:30-31 NVI)

El problema de la justicia en el mundo no es sólo un problema para los judíos, sino un problema para todos los hombres.

Pablo indica que la barrera que separaba a los judíos de los gentiles ha sido derrumbada (Efesios 2:11-22). Y que ya no existe una diferencia entre judío y gentiles (Gálatas 3:26-29). Por esta razón Pablo dice, “Esos somos nosotros a quienes Dios llamó no sólo entre los judíos sino también entre los gentiles” (Romanos 9:24). La salvación esta abierta a todas las familias de la tierra.

Todo cumplido en Cristo
Pablo indica que todas las promesas de Dios están cumplidas en Cristo (2 Corintios 1:20). Ya no hay promesas para cumplir antes de la consumación de tiempo. Junto con esta declaración de que todo esta cumplido en Cristo (ver el plan de Dios)

La consumación del Reino de Dios
Aunque la cruz y la resurrección están presentadas como el gran victoria sobre Satanás y el Reino de Dios ha iniciado, la acción de Dios no terminará hasta que el último enemigo, la muerte, es derrotada (1 Corintios 15:23-28). Jesús reina hasta que todos sus enemigos han sido derrotados.

Todos entran por la misma puerta
Abraham creyó a Dios y le fue contada por justicia Génesis 15:6. Pablo dice que este es el mismo camino por el cual entran los gentiles (Gálatas 3:10-14). Y llega a la conclusión, “¿Qué concluiremos? Pues que los gentiles, que no buscaban la justicia, la han alcanzado. Me refiero a la justicia que es por la fe” (Romanos 9:30-33).

El propósito global es Cristo y su misión
Las promesas se cumplen en Él (1 Corintios 1:20). Las promesas que se cumple en Cristo y no hay ninguno más que pueda cumplirlas. No hay la necesidad de que otra promesa se tienga que cumplir (Gálatas 3:15-17),
Hermanos, hablo en términos humanos[m]. Un pacto, aunque sea humano[n], una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones. Ahora bien, las promesas fueron hechas a Abraham y a su descendencia[o]. No dice: “y a las descendencias[p],” como refiriéndose a muchas, sino más bien a una: “y a tu descendencia,” es decir, Cristo (el Mesías). Lo que digo es esto: la Ley, que vino 430 años más tarde, no invalida un pacto ratificado anteriormente por Dios, como para anular la promesa.
Galatas 3:15-17

Por esta razón Jesús termina con la gran comisión:
Acercándose Jesús, les dijo: “Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos de[h] todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”