lunes, 12 de noviembre de 2018

Apocalipsis publicado en Amazon

Estamos empezado a publicar en Amazon.com. Nuestro primer titulo es Apocalipsis: lo que tiene que suceder pronto. El libro esta disponible en Kindle, tabletas y en papel. 

El Apocalipsis es particularmente dificil de entender por las muchas interpretaciones que existen. Algunas personas lo vean como un mapa de la cronología hacia el fin [futurismo], otros lo ven como etapas en la historia de la iglesia [historicismo].

Apocalipsis fue escrito para animar a los cristianos en tiempos difíciles. El emperador aseveraba ser divino y exigía  la adoración de su pueblo. El Apocalipsis asevera que sólo Jesús es el único todopoderoso (Ap. 1:8). Está aseveración esta respaldado en todo el libro. Se menciona el trono unos 45 veces en el libro mostrando que sólo Jesús es el soberano. 

Hoy nosotros enfrontamos retos serios a la soberanía de Cristo. En lugar de buscar a Cristo nosotros pensamos que nuestros gobiernos  van a establecer la justicia, la igualdad, y proveer por todas nuestras necesidades. Si estamos buscando soluciones humanas por nuestros problemas, no estamos buscando Dios. “Deja que el malo siga haciendo el mal y que el vil siga envileciéndose; deja que el justo siga practicando la justicia y que el santo siga santificándose»” (Apocalipsis 22:11).
El libro nos da seguridad  y confianza que Dios controla las circunstancias para que el creyente puede vivir con confianza en las dificultades de la vida y aun la oposición de los enemigos de la fe.


Se puede usar en talleres, la escuela dominical, estudios bíblicos, seminarios, predicaciones, o para tu propio estudio del Apocalipsis.

domingo, 27 de mayo de 2018

Pentecostés

Pentecostés 2018
Fresnillo, Zacatecas

Este sermón en Hechos 2 da la explicación de Pedro de la llegada del Espíritu Santo. 
No vemos en el libro de Hechos un intento de extender el cristianismo antes del día de Pentecostés. Todo el relato de Hechos 1 es, por una manera de decirlo, administrativo.  Pasaron 49 días sin dar testimonio públicamente de la resurrección. Jesús también les dio instrucciones de no dar testimonio ante que llegar el Espíritu Santo. 

¿Qué sucedió?
¿A quién le sucedió? 
¿Por qué sucedió?
¿Qué significa?
¿Cuáles son los resultados?
º
Aquí esta el texto del sermón de Pedro:

“Entonces Pedro se puso de pie, junto con los otros once, y con potente voz dijo: «Varones judíos, y ustedes, habitantes todos de Jerusalén, sepan esto, y entiendan bien mis palabras. Contra lo que ustedes suponen, estos hombres no están borrachos, pues apenas son las nueve de la mañana. Más bien, esto es lo que dijo el profeta Joel: »Dios ha dicho: En los últimos días derramaré de mi Espíritu sobre toda la humanidad. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán; sus jóvenes tendrán visiones y sus ancianos tendrán sueños. En esos días derramaré de mi Espíritu sobre mis siervos y mis siervas, y también profetizarán. Haré prodigios en el cielo, y en la tierra se verán señales de sangre, de fuego y de vapor de humo. El sol se oscurecerá, la luna se pondrá roja como sangre, antes de que llegue el día del Señor y se muestre en toda su grandeza. Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo. »Varones israelitas, escuchen mis palabras: Jesús nazareno, que fue el varón que Dios aprobó entre ustedes por las maravillas, prodigios y señales que hizo por medio de él, como ustedes mismos lo saben, fue entregado conforme al plan determinado y el conocimiento anticipado de Dios, y ustedes lo aprehendieron y lo mataron por medio de hombres inicuos, crucificándolo. Pero Dios lo levantó, liberándolo de los lazos de la muerte, porque era imposible que la muerte lo venciera. De él dice David: Siempre veía al Señor ante mí. Él está a mi derecha, y nada me perturbará. Por eso mi corazón se alegró, y mi lengua cantó llena de gozo. Mi cuerpo descansará en la esperanza, porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo se corrompa. Me hiciste conocer los caminos de la vida, y me llenarás de gozo con tu presencia. »Varones hermanos, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nuestro patriarca David murió y fue sepultado, y que hoy sabemos dónde está su sepulcro entre nosotros. David era profeta, y sabía que Dios le había jurado que de su linaje humano saldría el Cristo, que se sentaría en su trono. Esto lo vio antes de que sucediera, y habló de la resurrección de Cristo y de que su alma no se quedaría en el Hades, ni su cuerpo se corrompería. Pues a este Jesús Dios lo resucitó, y de eso todos nosotros somos testigos. Y como él fue exaltado por la diestra de Dios, recibió del Padre la promesa del Espíritu Santo, y ha derramado esto que ahora están viendo y oyendo. David mismo no subió a los cielos, pero sí dice: »Dijo el Señor a mi señor: Siéntate a mi derecha, hasta que yo ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. »Sépalo bien todo el pueblo de Israel, que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Cristo.» Al oír esto, todos sintieron un profundo remordimiento en su corazón, y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: «Hermanos, ¿qué debemos hacer?» Y Pedro les dijo: «Arrepiéntanse, y bautícense todos ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados les sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos, para todos los que están lejos, y para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios llame.» Y con muchas otras palabras les hablaba y los animaba. Les decía: «Pónganse a salvo de esta generación perversa.» Fue así como los que recibieron su palabra fueron bautizados, y ese día se añadieron como tres mil personas, las cuales se mantenían fieles a las enseñanzas de los apóstoles y en el mutuo compañerismo, en el partimiento del pan y en las oraciones.”
Hechos 2:14-42 RVC

Esto es la explicación del sermón de Pedro:

¿Por qué sucedió?
Pedro empieza su explicación diciendo que estos hombres no son borrachos por que es muy temprano en el día. La mejor explicación es que están viendo un cumplimiento de lo que había dicho el profeta Joel. Dios ha derramado su Espíritu sobre toda la humanidad. 

1.  Lo que les pasó a los creyentes:

Los discípulos eran extremadamente miedosos entre la crucifixión y la resurrección. Todos habían dispersados y escondidos. ¡Pero ahora!:

Entonces Pedro se puso de pie, junto con los otros once, y con potente voz dijo: «Varones judíos, y ustedes, habitantes todos de Jerusalén, sepan esto, y entiendan bien mis palabras. Contra lo que ustedes suponen, estos hombres no están borrachos, pues apenas son las nueve de la mañana. Más bien, esto es lo que dijo el profeta Joel: 
»Dios ha dicho: En los últimos días derramaré de mi Espíritu sobre toda la humanidad. Los hijos y las hijas de ustedes profetizarán; sus jóvenes tendrán visiones y sus ancianos tendrán sueños. En esos días derramaré de mi Espíritu sobre mis siervos y mis siervas, y también profetizarán. Haré prodigios en el cielo, y en la tierra se verán señales de sangre, de fuego y de vapor de humo. El sol se oscurecerá, la luna se pondrá roja como sangre, antes de que llegue el día del Señor y se muestre en toda su grandeza. Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo. [Joel 2:28-32]

Pedro empieza explicando porque los creyentes salieron hablando en otras lenguas temprano en la mañana. Empieza diciendo lo que están viendo es el cumplimiento de la profecía de Joel.  

1. Esto era un cambio radical para los judíos. Antes el Espíritu solo había llegado a unos pocos ancianos con Moisés en el Números 11:16-23, esp. 17.  Aquí Joel dice que el Espíritu será derramado sobre toda humanidad.  (Toda carne/humanidad puede significar a cada persona en particular o toda clase de persona.)  

[La llegada del Espíritu también era un cambio radical]

2. Joel habla en seguida de los prodigios que Dios hace en el cielo y tierra. Estos señales nos recuerdan que los Israelitas fueron guiados en en desierto por fuego y humo. Así sabían donde Dios quería que fueran. Esto parece indicar que el nuevo pueblo será guiado por el Espíritu en el nuevo Éxodo. 

3. El último anuncio de Joel es  “Y todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.”  Este declaración abre la salvación a todos los hombres. Termina el monopolio de los judíos. Implica que la salvación que ganó Jesús en la cruz esta disponible para todos los que invocan Su nombre. (Invocar: un grito desde lo profundo del corazón con la convicción de que Dios va a responder con misericordia). 

También implica el fin de un religión centrado en un lugar geográfico o un templo. La salvación centra en invocar a Jesús no importe donde estes.  

2.  Lo que le pasó a Jesús:

Varones israelitas, escuchen mis palabras: Jesús nazareno, que fue el varón que [1] Dios aprobó entre ustedes por las maravillas, prodigios y señales que hizo por medio de él, como ustedes mismos lo saben, fue entregado [2] conforme al plan determinado y el conocimiento anticipado de Dios, y [3] ustedes lo aprehendieron y lo mataron por medio de hombres inicuos, crucificándolo. (Hechos 2:

Pero el día de Pentecostés, Pedro no estaba hablando principalmente de los ser humanos, o que estaban hablando en lenguas, sino hablaba de Jesús y su muerte. 

  1. Era parte del testimonio de Dios de Jesús [1]. Jesús hizo maravillas, prodigios y señales por el poder divino (ver los evangelios). 
  2. Dios sabía lo que le iba a pasar (ver Salmo 22 y Isaías 52-53) [2]. Jesús dice en Lucas 24 que todo el Antiguo Testamento habla de los detalles de la vida de Jesús (Lucas 24:44—49).
  3. A pesar de la aprobación divina ustedes aprendieron, mataron y crucifixión a Jesús.  

Note bien que Pedro repite sus ideas dos veces para enfatiza su punto.

Ellos estaban rechazando a la persona de Dios, Jesús y rechazando su testimonio de aprobación.  
Pedro les estaba anunciando que  ello eran en contra los propósitos de Dios diciendo que eran culpables de la muerte de Jesús. 
Cuando crucificaron a Jesús estaban rechazando a Dios y Su plan de gracia para el hombre. 

3.  Dios levantó a Jesús:

Pero Dios lo levantó, liberándolo de los lazos de la muerte, porque era imposible que la muerte lo venciera. De él dice David: 
Siempre veía al Señor ante mí. Él está a mi derecha, y nada me perturbará. Por eso mi corazón se alegró, y mi lengua cantó llena de gozo. Mi cuerpo descansará en la esperanza, porque no dejarás mi alma en el Hades, ni permitirás que tu Santo se corrompa. Me hiciste conocer los caminos de la vida, y me llenarás de gozo con tu presencia

A pesar de haber sido rechazado por los hombres Dios lo levantó de los lazos de la muerte. Dios no abandona a su UNGIDO [Mesías]. En cierta manera afirma que el Ungido tenga vida eterna. 

4. Lo que David decía de Jesús

»Varones hermanos, podemos afirmar, sin temor a equivocarnos, que nuestro patriarca David murió y fue sepultado, y que hoy sabemos dónde está su sepulcro entre nosotros. David era profeta, y sabía que Dios le había jurado que de su linaje humano saldría el Cristo, que se sentaría en su trono. Esto lo vio antes de que sucediera, y habló de la resurrección de Cristo y de que su alma no se quedaría en el Hades, ni su cuerpo se corrompería. Pues a este Jesús Dios lo resucitó, y de eso todos nosotros somos testigos. Y como él fue exaltado por la diestra de Dios, recibió del Padre la promesa del Espíritu Santo, y ha derramado esto que ahora están viendo y oyendo. David mismo no subió a los cielos, pero sí dice: 
»Dijo el Señor a mi señor: Siéntate a mi derecha, hasta que yo ponga a tus enemigos por estrado de tus pies. [Salmo 110]

David sabía que Jesús iba a ser el Cristo. El Cristo es la palabra por “ungido” en hebreo.  La figura de Ungido es cuando Jehová mismo viene a pelear para su pueblo. Desde Isaías y otros profetas esta claro que Dios va a venir en la forma de hombre para ganarles la salvación. 

Cómo David había sido ungido rey (1 Samuel 16:1—13) Jesús iba a ser ungido rey también. El Señor (Dios) le dice a Jesús “siéntate a mi derecha (como rey) hasta que yo ponga a todos tus enemigos por estrado de tus pies.” Esto indica que Jesús iba a reinar desde este momento hasta todos sus enemigos iba a ser derrotados (1 Corintios 15:25—28).

“Porque es necesario que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies, y el último enemigo que será destruido es la muerte. Por que Dios sujetó todas las cosas debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas quedaron sujetas a él, es evidente que esto no incluye a aquel que puso todas las cosas debajo de sus pies. Pero una vez que todas las cosas queden sujetas a él, entonces el Hijo mismo quedará sujeto al que puso todas las cosas debajo de sus pies, para que Dios sea el todo en todos.”
1 Corintios 15:25-28 RVC  

Cuando Jesús es coronado rey el recibe como el Espíritu Santo y otros dones. Estos dones los reparte o derrama con con su pueblo. Estos dones eran lo que la gente podrían ver este día y eran la confusión de lenguas que percibieron. 

“Pero a cada uno de nosotros se nos ha dado la gracia conforme a la medida del don de Cristo. Por esto dice: «Subiendo a lo alto, llevó consigo a los cautivos, Y dio dones a los hombres.» Y al decir «subiendo», ¿qué quiere decir, sino que también primero había descendido a lo más profundo de la tierra? El que descendió, es el mismo que también ascendió por encima de todos los cielos, para llenarlo todo. Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a estar unidos por la fe y el conocimiento del Hijo de Dios; hasta que lleguemos a ser un hombre perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, arrastrados para todos lados por todo viento de doctrina, por los engaños de aquellos que emplean con astucia artimañas engañosas,”
Efesios 4:7-14 RVC

Hay otro juego de dones del Espíritu en 1 Corintios 14 que son más de la persona y como puede edificar a otros. 

En este contexto los dones son expresiones del soberanía de Jesús. Si son usados para otro propósito es una usurpación y/o manipulación de los propósitos de Dios.

Es importante la enseñanza de Pablo con respeto a los dones en 1 Corintios 4:6 que no debemos ir más allá de lo que esta escrito en la Escritura. Lo dones no son un pretexto de hacer alegorías, especulaciones, o adivinanzas. 

Cristo esta reinando hoy por su palabra y los dones nos da para interpretar el texto.

5.  Dios hizo que Jesús es el Señor y Cristo

»Sépalo bien todo el pueblo de Israel, que a este Jesús, a quien ustedes crucificaron, Dios lo ha hecho Señor y Cristo» (Hechos 2:36).

Pedro hace un resumen que expresa la conclusión de su sermón, Dios ha hecho que Jesús sea Señor (Dios) y Cristo (el Ungido de Dios) que iba a efectuar la salvación de su pueblo.

6.  La pregunta: del pueblo

Al oír esto, todos sintieron un profundo remordimiento en su corazón, y les dijeron a Pedro y a los otros apóstoles: «Hermanos, ¿qué debemos hacer?» (Hechos 2:37)

Los oyentes al sermón de Pedro interrumpieron el sermón porque se dieron cuenta que estaban en la posibilidad de estar bajo el juicio de Dios por haber rechazado la persona y el plan de Dios en Jesús. `Estaban llenos de temor de que podría pasa en sus vidas.

7.   La instrucción de Pedro

Y Pedro les dijo: «Arrepiéntanse, y bautícense todos ustedes en el nombre de Jesucristo, para que sus pecados les sean perdonados. Entonces recibirán el don del Espíritu Santo. Porque la promesa es para ustedes y para sus hijos, para todos los que están lejos, y para todos aquellos a quienes el Señor nuestro Dios llame.» Y con muchas otras palabras les hablaba y los animaba. Les decía: 
«Pónganse a salvo de esta generación perversa» (Hechos 2:38–40).

Pedro indican que estas personas aun que habían participado en la crucifixión de Jesús podrían arrepentirse y unir al proyecto del Cristo.

8.   Los resultados del sermón
Fue así como los que recibieron su palabra fueron bautizados, y ese día se añadieron como tres mil personas, las cuales se mantenían fieles a las enseñanzas de los apóstoles y en el mutuo compañerismo, en el partimiento del pan y en las oraciones.”
Hechos 2:41-42 RVC


El resultado de sermón de Pedro sobre la resurrección y coronación de Jesús es la iglesia es decir la comunidad de los que han sido llamados a ser parte de su cuerpo—pueblo.