jueves, 4 de noviembre de 2010

El cristianismo es histórico

El cristianismo es histórico

Muchas veces cuando asistimos a un culto en la iglesia nuestro enfoque esta en la alabanza, la enseñanza práctica o la aplicación. Sin embargo, la Biblia misma enfatiza lo que ha ocurrido en la historia. La Biblia misma toma tiempo para mostrar los eventos que han ocurrido o que van a ocurrir. Los eventos son importantes.

La Biblia sostiene que sus enseñanzas están basados en eventos que ocurrieron a personas reales, en tiempo y puedes verificar las por la investigación histórica.

Esta verificación histórica en la Biblia también incluye el futuro (Isaías 44:6-8). En Isaías Jehová dice que el también conoce el futuro y lo puede verificar. Isaías profetiza por el año 700 antes de Cristo y predice que Ciro va a librar el pueblo de Babilonia  (Isaías 45:1-7). Esto ocurre en el año 538 A.C. Verificando que Dios conoce el futuro. Dios cumplió su profecía para que el pueblo pudiera creer en las profecías acerca de Cristo que iban a cumplirse con Jesús.

El Nuevo Testamento también indica que si los eventos históricos no suceden tampoco son verídicos. En Corintios Pablo enseña, “Si Cristo no resucito de entre los muertos, vana es su fe... “ (1 Corintios 15:1-22).

En otras palabras si las cosas que se enseña en la Biblia no son verídicos, la fe o la religión cristiana son falsos y no dignos de ser creídos. 

Debemos notar que no tenemos ningún dato histórico que contradice lo que esta escrito en la Biblia. Es verdad que no tenemos evidencia para todo lo que la Biblia dice. Pero toda la evidencia que existe, apoya lo que la Biblia reporta.

Sabemos que el cristianismo es verdad por la historia. Si los eventos históricos sucedieron como la Biblia los describe, el cristianismo es histórico. ... Ningún otra religión pretende tener esta relación con la historia.

El evento más importante de la historia para mostrar la verdad del cristianismo es la resurrección. Pero es importante notar que todos los eventos de la Biblia tienen que ser reales para sostener la fe cristiana.