domingo, 26 de abril de 2015

Salmo 10: No tendremos problemas

Salmo 10

"No tendremos problemas", dice el arrogante

Vivimos en un mundo que sueña que no tendrá problemas. Piensan que por el progreso de la ciencia, la tecnología, el progreso de la medicina y un crecimiento del conocimiento el hombre tendrá la vida más tranquila en el futuro. El salmista describe esta manera de pensar de la siguiente forma:
Piensan: «¡Jamás nos sucederá algo malo! ¡Estaremos para siempre sin problemas!». (Salmos 10:6 NTV)

¿Quién habla?
¿Qué dice?
¿Qué significa?

Hemos vivido en un tiempo donde el "pensamiento positivo" ha dominado el pensamiento de muchos dentro y fuera de la iglesia.  Frederick Nietsche habla del poder por la voluntad. Muchos piensan que con sólo hacer una declaración positiva, se cumplirá nuestros planes y ambiciones. Planean en base a sus deseos, sin pensar en las prioridades de Dios o la realidad en que viven. "Pesimismo es debilidad, optimismo es poder" (William James).

¿Qué piensa Dios de esta persona? Para entender esta manera de pensar tenemos que leer el Salmo completo.

Salmo 10: Análisis
Los versículos 1 al 12 son un quiasmo que empieza y termina con una suplica al Señor para que tome acción contra los arrogantes. El centro del quiasmo está en versiculo 6 e indica las palabras que emiten los arrogantes.

Primero el salmista nos presenta un quiasmo sobre el arrogante. Empieza con la pregunta: ¿Por qué el Señor no responde en el momento de angustia? Luego describe misma pregunta acerca de la indiferencia de Dios.a el "arrogante" y sus injusticias. Y termina el quiasmo con la

"Señor, ¿por qué estás tan lejos? ¿Por qué te escondes en momentos de angustia?

"Arrogante, el malvado persigue al pobre; ¡pero sus propias trampas lo atraparán! El injusto se jacta de sus malos deseos; alaba al ambicioso y desprecia al Señor. Tan soberbio es el impío que no busca a Dios, ni le da lugar en sus pensamientos. Todo el tiempo sus caminos son torcidos, desprecia a todos sus adversarios, y tus leyes están muy lejos de su vista. Y se dice: «Jamás voy a tropezar. ¡Jamás me alcanzará la desgracia!» Abundan en su boca maldiciones, engaños y mentiras. Bajo su lengua esconde ofensas y maldad. Se acerca a las aldeas, y las acecha; tiende emboscadas para matar al inocente; pone los ojos en el desvalido. Se agazapa, como el león en su cueva; luego se acerca para caer sobre el pobre y atraparlo en su red y arrebatarle sus bienes. Se encoge, se agazapa, y muchos desdichados caen en sus garras. Piensa para sí que Dios se ha olvidado, que esconde la cara y nunca ve nada.

"¡Vamos, Señor y Dios, levanta la mano! ¡No te olvides de los pobres!" (Salmo 10:1-12 RVC)

Después tenemos una reflexión del salmista sobre la situación de los soberbios y una reafirmación de su confianza que Dios va a responder a las suplicas de los humildes.

"¿Por qué tendría que menospreciarte el malvado? ¿Por qué habría de pensar que no intervendrás? Pero tú sí ves los trabajos y la humillación, y a cada uno le das su recompensa. En ti busca amparo el desvalido; ¡eres el refugio de los huérfanos! ¡Rómpeles los brazos a los malvados! ¡Persigue su maldad, hasta acabar con ella! Tú, Señor, reinas eternamente y para siempre; ¡borra de su tierra a las naciones! Tú, Señor, escuchas las plegarias de los pobres; tú les das ánimo y les prestas atención. Tú reivindicas al huérfano y al oprimido, para que los simples mortales no sigan violentando la tierra." (Salmos 10:13-18 RVC)
Análisis
A.  Inicia con un pregunta, "¿Por qué Dios esta lejos cuando más lo necesitamos o estamos en angustia?  El salmista indica que el esta angustiado y desesperanzado al inicio de Salmo. Los realmente justos constantemente tienen ésta pregunta en su boca. No podemos andar en este mundo si darnos cuenta de la injusticia. La única resolución de esta pregunta esta en el juicio final, cuando Jesús venga a poner bien todas las cosas.
B. Segundo, el Salmista describe a su enemigo. Arrogancia (ver Habacuc 2:4) sale primero con el desprecio y opresión al pobre. Esta dispuesto a meterle trampas para explotar el pobre. El siguiente rasgo que es consecuencia del primero es que es injusto. El arrogante también alaba su ambición, mientras el mismo desprecia el Señor. Como es tan soberbio, no reconoce ni busca a Dios, ni piensa en Dios (Romanos 3:10-20). Es un hombre del mundo moderno-posmoderno. Es un hombre sin ley. Ve al mundo como un mundo donde se puede hacer lo imposible porque no tiene que rendir cuentas a Dios.
C. El hombre habla diferente de los del pasado. Declara que no va a tropezar, fracasar, o estar en la miseria. Es un hombre de la confesión positiva. Piensa que sólo por declarar las cosas, así serán. Piensa que puede lograr sus deseos, sólo imponiendo su voluntad. Piensa que sólo anunciando sus "bendiciones" el mundo será feliz. Noten bien que este es el centro del Salmo con dos frases paralelas: a) "Jamás voy a fracasar" y b) "Jamás me alcanzará la desgracia".
B. Vuelve a la descripción del soberbio que tiene la boca llena de maldiciones. El soberbio busca atrapar al inocente. Piensa que Dios no va a ver sus maldades y jamás hace justicia. Piensa que a Dios no le importa lo que hace el hombre.
A. "¡Vamos, Señor y Dios, levanta la mano! ¡No te olvides de los pobres! ¿Por qué tendría que menospreciarte el malvado? ¿Por qué habría de pensar que no intervendrás?"
Pero el salmista tiene su confianza puesto en el Señor y pide a Dios que no se olvide de los pobres. El Señor no va a permitir que el soberbio siga violentando la tierra. Todos los débiles tiene su confianza puesto en el Señor.

El salmista comenta que el Señor puede ¡borrar de su tierra a las naciones! por causa del orgullo. Habacuc tiene la misma enseñanza contra las naciones arrogantes cuando indica que la soberbia es el opuesto de fe (Habacuc 2:4). y que va a mandar a los caldeos para establecer justicia en Su pueblo (Habacuc 1:5-11) y que va a imponer Su justicia sobre los orgullosos que se han aprovechado de los humildes (Habacuc 2:6-20). Salmo 10 es casi un paralelo al libro de Habacuc.

En el Magnificat (Lucas 1:46-55) María interpreta el nacimiento de Jesús como la manera en que Dios levanta a los pobres y humilla a los poderosos.

Reflexión:
F. Dovtoyevsky dijo, "Sin Dios, todo es posible". No estaba pensando en que íbamos a hacer milagros, sino en el colapso de la moralidad que resultara de no tener un punto de referencia para nuestra conducta si no existiera Dios.

Ciertamente hoy podemos ver la evidencia en la sociedad de la creciente violencia por el declive del cristianismo en el occidente. Nuestra inclinación hacia lo que la Biblia llama pecado es evidente en todos lados.

Nuestros patrones en el mundo son de arrogancia y soberbia. Tenemos que darnos cuenta que el patrón de liderazgo de Jesús es de servicio (Marcos 10:45). Pedro condena el pastor "señor" que busca obtener ganancia y le dice que debe ser un ejemplo y ser humilde (1 Pedro 5:1-5).

Santiago 4:13-17 indica como debemos ser humildes ante el Señor en la planeación de nuestras vidas. No admite ningún orgullo, sino con una actitud de humildad se da cuenta que es el Señor que determina como  vivimos.