viernes, 27 de enero de 2012

Ciclo de vida


Ciclo de vida o plan de participación

Este ciclo de vida fue desarrollada originalmente para el ministerio entre universitarios, pero puede ser aplicada a muchos otros ministerios.
La importancia de la continuidad
Hay cuatro etapas de participación que tienen que ser cuidados para que haya continuidad en un ministerio. 
Pablo enfatizó en 2 Timoteo la importancia de la continuidad en el cuidado pastoral de la iglesia. 2 Timoteo 2:2 dice así:
Lo que me has oído decir en presencia de muchos testigos, encomiéndalo a creyentes dignos de confianza, que a su vez estén capacitados para enseñar a otros (2 Timoteo 2:2(NVI).
Este versículo indica que la tarea de un líder en la iglesia tiene que tomar en cuenta la continuidad del la misma siempre.  El ministerio que no se preocupa por la continuidad del mismo es un ministerio que esta destinado a desaparecer. 
Hay cuatro aspectos que uno debe cuidar: Conquista, aprendizaje, liderazgo y maestro. 
  1. Conquista
  1. Esta etapa en primer lugar es la evangelización. Un requisito para la participación es que un este afiliado a Jesús. 
  2. También en esta etapa se comparta la misión y visión del ministerio.
  3. Los que comprometen en este etapa deben mostralo por su asistencia a las actividades del movimiento o de la iglesia.
  4. Cuando comprometemos con Jesús también somos parte de la iglesia que fundó Jesús y debemos estar participando en ella.
  1. Enseñanza
Esta etapa es cuando uno enseña lo básico del ministerio. Uno debe aprender como dirigir una célula, estudiar la Biblia (Método manuscrito, Método inductivo, Método sueco), Como evangelizar, Como orar, doctina básica, entre otros.
La segunda parte de la enseñanza debe ser la de aprender como aprender. Uno a fin de cuentas va a tener que supervisar su propia enseñanza por el resto de su vida. 
También uno debe enseñar que el aprendizaje es una actividad de toda la vida. Uno debe enseñar a los adeptos como aprender.
  1. Liderazgo
En esta etapa uno debe ejercer el liderazgo. 
Uno debe ver las técnicas de liderazgo por consenso y no ser un líder tirano (1 Pedro 5:1-5). Esto contraste con muchos modelos de liderazgo cultural. 
  1. Maestro
En la última etapa uno debe preocuparse en enseñar a otros. Uno no debe ser el líder encargado de dirigir el grupo o congregación. Si uno sale cuando todavía esta encargado de ser el líder provoca la muerte de todo el grupo.