lunes, 26 de agosto de 2013

Salmo 107: Manual de Evangelismo

Salmo 107: un manual de Evangelismo

En la tarea de formar gente para la evangelización es importante saber como Dios ve y trata a los incredulos.

Hay un pasaje en Marcos 4:1-20; Mateo 13:1-23 y Lucas 8:4-15 que indica cuatro respuestas al evengelio de parte de los incredulos:  1) La que cae en tierra dura junto al camino 2) La que cae en pedregales 3) La  que cae entre espinos y 4) La que cae en buena tierra.  Aquí en el Salmo 107 tenemos también cuatro tipos de personas que responden al evangelio.

Lo que buscamos en la primera lectura:
Mientras leemos el texto del Salmo observemos sus patrones.
¿Cuáles son los sinónimos de “redimir”?
¿Cómo define el salmista la palabra “redimir” dentro del mismo Salmo?
¿Cuáles son los refranes que se repiten en el Salmo?

Salmo 107:1-3
Den gracias al Señor, porque él es bueno;
  su gran amor perdura para siempre.
Que lo digan los redimidos del Señor,
 a quienes redimió del poder del adversario,
a quienes reunió de todos los países,
 de oriente y de occidente, del norte y del sur.

Salmo 107:4-10
Vagaban perdidos por parajes desiertos,
 sin dar con el camino a una ciudad habitable.
Hambrientos y sedientos,
 la vida se les iba consumiendo.
En su angustia clamaron al Señor,
 y él los libró de su aflicción.
Los llevó por el camino recto
  hasta llegar a una ciudad habitable.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Él apaga la sed del sediento,
  y sacia con lo mejor al hambriento!

Salmo 11-16
Afligidos y encadenados,
  habitaban en las más densas tinieblas
por haberse rebelado contra las palabras de Dios,
 por menospreciar los designios del *Altísimo.
Los sometió a trabajos forzados;
  tropezaban, y no había quien los ayudara.
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los salvó de su aflicción.
Los sacó de las sombras tenebrosas
   y rompió en pedazos sus cadenas.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
 por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Él hace añicos las puertas de bronce
  y rompe en mil pedazos las barras de hierro!

Salmo 107:17-22
Trastornados por su rebeldía,
  afligidos por su iniquidad,
todo alimento les causaba asco.
  ¡Llegaron a las puertas mismas de la muerte!
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los salvó de su aflicción.
Envió su palabra para sanarlos,
  y así los rescató del sepulcro.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Que ofrezcan sacrificios de gratitud,
 y jubilosos proclamen sus obras

Salmo 107:23-32
Se hicieron a la mar en sus barcos;
  para comerciar surcaron las muchas aguas.
Allí, en las aguas profundas,
  vieron las obras del Señor y sus maravillas.
Habló Dios, y se desató un fuerte viento
  que tanto encrespó las olas
que subían a los cielos y bajaban al abismo.
  Ante el peligro, ellos perdieron el coraje.
Como ebrios tropezaban, se tambaleaban;
  de nada les valía toda su pericia.
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los sacó de su aflicción.
Cambió la tempestad en suave brisa:
  se sosegaron las olas del mar.
Ante esa calma se alegraron,
  y Dios los llevó al puerto anhelado.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Que lo exalten en la asamblea del pueblo!
 ¡Que lo alaben en el consejo de los ancianos!

Salmo 107:33-43
Dios convirtió los ríos en desiertos,
  los manantiales en tierra seca,
los fértiles terrenos en tierra salitrosa,
  por la maldad de sus habitantes.
Convirtió el desierto en fuentes de agua,
  la tierra seca en manantiales;
hizo habitar allí a los hambrientos,
 y ellos fundaron una ciudad habitable.
Sembraron campos, plantaron viñedos,
  obtuvieron abundantes cosechas.
Dios los bendijo y se multiplicaron,
  y no dejó que menguaran sus rebaños.
Pero si merman y son humillados,
  es por la opresión, la maldad y la aflicción.
Dios desdeña a los nobles
  y los hace vagar por desiertos sin senderos.
Pero a los necesitados los saca de su miseria,
  y hace que sus familias crezcan como rebaños.
Los rectos lo verán y se alegrarán,
  pero todos los impíos serán acallados.

Salmo 107: 43
Quien sea sabio, que considere estas cosas
  y entienda bien el gran amor del Señor.

En la segunda lectura
Marca todas las acciones de Dios. Por ejemplo: Dios habló, Dios los bendijo, Dios convirtió, y lo demás.
Marca todas las acciones de los hombres.

Salmo 107:1-3
La tarea de los creyentes
Salmo 107:1-3
Den gracias al Señor, porque él es bueno;
  su gran amor perdura para siempre.
Que lo digan los redimidos del Señor,
  a quienes redimió del poder del adversario,
a quienes reunió de todos los países,
  de oriente y de occidente, del norte y del sur.

¿Cual es la tarea de los redimidos o creyentes en los primeros tres versículos?

Los primeros tres versículos definen que la tarea de los creyentes es de anunciar la grandeza del Señor. Deja que tus amigos conozcan lo que el Señor ha hecho por ti. En otras palabras, evangelizalos. ¿Cómo sabemos que este es el enfoque del Salmo? Sabemos porque los cuatro grupos de personas que describe el Salmo empiezan como incrédulos o rebeldes. Ellos no van a invocar el Señor, si no escuchan de Él (Romanos 10: 14-15, 14 Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? 15 ¿Y quién predicará sin ser enviado? Así está escrito: «¡Qué hermoso es recibir al mensajero que trae buenas *nuevas!»).

Los siguientes 4 párrafos contestan el por qué de la introducción.

¿Qué tienen en común los 4 grupos de personas que describe antes de invocar al Señor en este Salmo?

Salmo 107:4-10
1. Primer caso: los que ignoran a Dios Salmo 107:4-10
Vagaban perdidos por parajes desiertos,
  sin dar con el camino a una ciudad habitable.
Hambrientos y sedientos,
  la vida se les iba consumiendo.
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los libró de su aflicción.
Los llevó por el camino recto
  hasta llegar a una ciudad habitable.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Él apaga la sed del sediento,
 y sacia con lo mejor al hambriento!


Este caso no presenta rebeldía contra Dios. La gente está viviendo sus propias vidas. De repente se encuentran en un desierto donde no hay fruto o productividad en sus vidas.

El Salmo describe a estas personas “perdidas” o en el lugar equivocado. Ellas estaban “sin dar con el camino”, sin alimento y agua. “La vida les iba comiendo”. En otras palabras estaban muy necesitados. La angustia los llevó a “clamar al Señor”.

Analiza la situación de los siguientes tres grupos. ¿Que los lleva a clamar a Dios?
Salmo 107:11-16

2. Segundo caso: Los que se rebelan a Dios
Salmo 107:11-16
Afligidos y encadenados,
 habitaban en las más densas tinieblas
por haberse rebelado contra las palabras de Dios,
  por menospreciar los designios del *Altísimo.
Los sometió a trabajos forzados;
  tropezaban, y no había quien los ayudara.
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los salvó de su aflicción.
Los sacó de las sombras tenebrosas
  y rompió en pedazos sus cadenas.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Él hace añicos las puertas de bronce
  y rompe en mil pedazos las barras de hierro!

3. Tercer caso: Los que se rebelan con iniquidad contra Dios
Salmo 107:17-22

Trastornados por su rebeldía,
  afligidos por su iniquidad,
todo alimento les causaba asco.
  ¡Llegaron a las puertas mismas de la muerte!
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los salvó de su aflicción.
Envió su palabra para sanarlos,
  y así los rescató del sepulcro.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Que ofrezcan sacrificios de gratitud,
  y jubilosos proclamen sus obras


Cuarto caso: Los comerciantes que llegan a olvidar a Dios

Salmo 107:23-32
Se hicieron a la mar en sus barcos;
  para comerciar surcaron las muchas aguas.
Allí, en las aguas profundas,
   vieron las obras del Señor y sus maravillas.
Habló Dios, y se desató un fuerte viento
   que tanto encrespó las olas
que subían a los cielos y bajaban al abismo.
   Ante el peligro, ellos perdieron el coraje.
Como ebrios tropezaban, se tambaleaban;
   de nada les valía toda su pericia.
En su angustia clamaron al Señor,
  y él los sacó de su aflicción.
Cambió la tempestad en suave brisa:
  se sosegaron las olas del mar.
Ante esa calma se alegraron,
   y Dios los llevó al puerto anhelado.
¡Que den gracias al Señor por su gran amor,
  por sus maravillas en favor de los hombres!
¡Que lo exalten en la asamblea del pueblo!
  ¡Que lo alaben en el consejo de los ancianos!


Observaciones sobre Salmo 107:4-32

Los cuatro casos presentan algunos elementos en común.
Los cuatro casos presentan personas angustiadas con quienes Dios esta hablando..

Después de observar los cuatro casos,tenemos las conclusiones expresadas por el salmista.

Conclusiones del salmista:

Salmo 107:33-43
Dios convirtió los ríos en desiertos,
  los manantiales en tierra seca,
los fértiles terrenos en tierra salitrosa,
  por la maldad de sus habitantes.
Convirtió el desierto en fuentes de agua,
  la tierra seca en manantiales;
hizo habitar allí a los hambrientos,
  y ellos fundaron una ciudad habitable.
Sembraron campos, plantaron viñedos,
  obtuvieron abundantes cosechas.
Dios los bendijo y se multiplicaron,
  y no dejó que menguaran sus rebaños.
Pero si merman y son humillados,
  es por la opresión, la maldad y la aflicción.
Dios desdeña a los nobles
  y los hace vagar por desiertos sin senderos.
Pero a los necesitados los saca de su miseria,
  y hace que sus familias crezcan como rebaños.
Los rectos lo verán y se alegrarán,
  pero todos los impíos serán acallados.

¿Cómo provoca Dios la angustia?
Los cuatro casos que presenta el Salmo 107 no expresan todo lo que Dios hace para provocar la "angustía". El tiene sus ejercitos para hacerlo y Sus ejercitos no solo solo Su pueblo, sino también sus enemigos. Si sólo fueran sus ejercitos su pueblo, no provocarían mucho angustia. Tiene otras funciones para nosotros, particulamente la función de anunciar su redención o salvación.
En Habacuc 1:5-11 Dios anuncia a Habacuc que tiene su ejercito listo, su ejercito de caldeos. Los caldeos eran los enemigos del pueblo de Judá, es decir, enemigos del pueblo de Dios. Pero los caldeos tenía la tarea de imponer la justicia sobre el pueblo de Dios. Dios esta activo en imponer la justicia. Debemos clamar a Dios para la justicia. Cuándo Habacuc se dio cuenta la la injusticia del pueblo de Dios, se pusó "angustiado". Dios impone la "angustia" para que la gente se arrepenta y para que le clama a él por misericordia.


Observaciones sobre Salmo 107:33-43
El único actor en las conclusiones es Dios. Esto indica que Dios está activo.
Los rectos responden a las acciones de Dios con alegría.
La voz de Dios determina el destino de los hombres.
Dios está llamando a personas en “angustia”. En los casos 2, 3, y 4 esta “angustia” es provocada por Dios mismo.
Dios llama a personas a confiar el Él.
No es saludable tener a Dios como enemigo.
¿Encontramos un mensaje similar  en otros libros de la Biblia?
Habacuc se queja de la “injusticia” (Habacuc 1:1-4) en Judá poco antes de la invasión de los babilonios. Dios responde que Él esta respondiendo a las injusticias de los hombres en Judea. Les va a llevar a una “angustia” total donde los mandará a un exilio. La gente orgullosa tiene ídolos y menosprecia a su prójimo robandole sus tierras, fundando la ciudad con sangre y se burlan su prójimo (Habacuc 2:7-19). Habacuc muestra su arrepentimiento cuando dice, “en tu justicia, acuerdate de la misericordia” (Habacuc 3:1-3. Nabucodonozor es llamado “siervo del Señor” y su ejercito “mi ejercito” en Jeremías).
En Jueces (jueces 2: Encontramos un ciclo)
la gente se olvida de Dios y cae en pecado,
Dios les manda juicio donde están sujetos a sus enemigos.
La gente en su angustia clama a Dios.
Dios levanta un juez que los libra de sus enemigos y
la gente sirve a Dios mientras que el juez vive (Jueces 2:11-21).
Nabucodonosor es un rey de Babilonia que fue encargado de Dios para sacar a los judíos de su territorio en Jerusalén. En Jeremías Nabucodonosor es llamado “siervo del Señor” por destruir el pueblo infiel a sus rodillas (Jeremías 25:9; 27:6 y 43:10). Dios usó la angustia para causar el arrepentimiento y llama el ejercito de Nabucodonosor Su ejercito en Habacuc (1:5-11). El Apocalipsis usa Babilonia como sìmbolo de la maldad.
Dios usa la angustia ya que hace a la gente susceptible a sus palabras y ellos le clamar pidiendo salvación.

Estas conclusiones junto con los 4 casos presentados indican que siempre tenemos que pensar que la angustia pueden ser causada por Dios cuando él llama a su pueblo.

Para evangelizar necesitamos buscar a personas en las que Dios está sembrando “angustia”.

    “No son los sanos los que necesitan médico sino los enfermos. Y yo no he venido a llamar a justos sino a pecadores” (Marcos 2:17, NVI).

Exhortación final
Salmo 107:43
"Quien sea sabio, que considere estas cosas
  y entienda bien el gran amor del Señor."

Reflexión
Cuando una nación se olvida del Señor, ¿qué acciones va a hacer el Señor para hacerles arrepentirse de su rebeldía?
¿Cuáles son los "pecados" que toma en cuenta Dios para actuar para la redención de Su pueblo?