viernes, 28 de noviembre de 2014

Apologética: la necesidad

La necesidad de apologética

“¿Por qué estamos aquí?, La pregunta “¿Por qué?” es irrelevante. Es una pregunta tonta.“  
    Richard Dawkins, profesor de biología,
    y vocero de el ateismo.



¿Por qué necesitamos estudiar la apologética hoy?

Para ser un buen apologista uno primero tiene que entender y estar comprometido con la verdad del cristianismo. Muchos de nosotros fuimos criados por tradicion en las iglesias. La enseñanza de las verdades cristianas fueron pasadas por alto y nos concentrábamos en la “adoración”, en referencia solo a la practica de cantos. Nunca nos enseñaron las VERDADES del cristianismo. Podríamos decir que llegamos a ser cristianos por tradicion. Otros llegaron al cristianismo por un crisis. Pensábamos que Cristo era la solución a nuestra situación y tomamos una decisión sin estar convencido de la VERDAD de Jesús.

La apologética en primer lugar es para convencernos de la VERDAD del cristianismo. Sólo cuando es VERDAD para nosotros podemos compartirlo con otros. También tenemos que asumir la responsabilidad de conocer las doctrinas cristianas. De otra manera no podremos explicarlas ni entenderlas y no las podremos compartir de una manera convincente a otras personas.

Estaba escuchando un podcast donde mencionaron que los ateos tiene la ambición de eliminar la religión en una generación. Su plan de hacerlo consiste en sembrar duda entre los adolocentes a partir de los 13 años para que no se pasa la fe de una generación a otra. Efectivamente esto seria un problema para los cristianos de hoy. Necesitamos preparar a nuestros hijos para estar en este ambiente hostil a la fe cristiana.

Otras religiones están tratando de expander su mensaje en el mundo hispano.

Para ser un buen apologista (testigo) nuestra vida tambien tiene que ser creible. Si no somos integros en nuestra fe, nadie nos va a creer. Esto es particularmente importante en nuestras familias. Ellos nos ven como realmente somos.



Razones bíblicas para la Apologética
El mandato bíblico:      1 Pedro 3:15
13 ¿Y quién les podrá hacer daño a ustedes si demuestran tener celo por lo bueno? 14 Pero aun si sufren por causa de la justicia, dichosos son. Y no tengan miedo por temor a ellos ni se turben, 15 sino santifiquen a Cristo como Señor en sus corazones, estando siempre preparados para presentar defensa ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia, 16 teniendo buena conciencia, para que en aquello en que son calumniados, sean avergonzados los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo. 17 Pues es mejor padecer por hacer el bien, si así es la voluntad de Dios, que por hacer el mal.

El mandato de destruir todos los argumentos contra el conocimiento de Dios:      2 Corintios 10:5.
4 Porque las armas de nuestra contienda no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas; 5 destruyendo especulaciones y todo razonamiento altivo que se levanta contra el conocimiento de Dios, y poniendo todo pensamiento en cautiverio a la obediencia de Cristo, 6 y estando preparados para castigar toda desobediencia cuando la obediencia de ustedes sea completa.

La misión de Pablo de defender y confirmar el evangelio:       Filipenses 1:7.
7 Es justo que yo sienta esto acerca de todos ustedes, porque los llevo en el corazón, pues tanto en mis prisiones (mis cadenas) como en la defensa y confirmación del evangelio, todos ustedes son participantes conmigo de la gracia.

Judas nos manda a luchar ardientemente por la fe:      Judas 3.
3 Amados, por el gran empeño que tenía en escribirles acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribirles exhortándolos a luchar ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos. 4 Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente, los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo.

La tarea de “refutar los que oponen la fe”:       Tito 1:9.
9 Debe retener la palabra fiel que es conforme a la enseñanza, para que sea capaz también de exhortar con sana doctrina y refutar a los que contradicen.

Objetivos generales de la apologética:
Persuasión de incrédulos,
Impacto Cultural: Prepara a toda la cultura para escuchar el evangelio. Una persona no recibe a Cristo aislado. La tarea de la apologética es crear una ambiente donde el cristianismo es aceptable.
Fortalecer a los cristianos: 40% de los cristianos abandonan su fe cuando salen de los grupos juveniles cristianos en las iglesias. Estamos en peligro de perder nuestros jóvenes si no les enseñamos que la fe cristiana es razonable.
Madurez cristiana: Enseña los fundamentos para la ética y la vida.
La formación de ministros y misioneros para hacer discípulos a todas las naciones que puedan responder a las situaciónes del mundo actual.

Es un llamado divino de ser un apologista cristiano en las universidades, como lo es el de ser un misionero trans-cultural. El futuro del cristianismo en la universidad y en la sociedad depende de que hagamos viable el creer en Cristo, es decir, por la presencia y coherencia de la fe en las universidades. Esto es parte de nuestra tarea de hacer “discípulos de todas las naciones” (Mateo 28:16-20) <W. L. Craig>.

Hay un aumento de estudiantes que están estudiando la religión en las universidades <W. L. Craig>. La universidad es donde se forma la dirección de la cultura en el futuro. Para cambiar la cultura tenemos que cambiar la universidad. Los cristianos tienen que asumir la responsabilidad de ser profesores y maestros en la universidad. Tenemos que asumir la responsabilidad de publicar en editoriales académicas para que el cristianismo sea una opción viable.

Si el ateísmo es verdadero, estaremos entonces en una situación desesperante. El absurdo de la vida sin Dios: sin significado, sin valores, y sin propósito.

Que hacer: formar grupos para estudiar apologética en las escuelas y iglesias. Puedes empezar una clase de apologética y ser el maestro. Los pastores no quieren más trabajo. Tenemos que asumir la tarea de enseñar a otros las razones de nuestra esperanza (1 Pedro 3: 15)


Bibliografía:
William Lane Craig, “Apologetics Q & A” en Youtube/Bethinking, RZIM 2011.
Todas las citas son de NBLH.
N. L. Geisler, Baker Encyclopedia of Christian Apologetics, Baker, 2007.