domingo, 16 de noviembre de 2014

Introducción a la Apologética

Apologética: la defensa de la fe en Cristo Jesús

Introducción a la Apologética

La tarea de hacer “apologética”,  que quiere decir “defensa” viene en 1 Pedro 3:13-17.

“... siempre preparados para presentar defensa (apologética) ante todo el que les demande razón de la esperanza que hay en ustedes. Pero háganlo con mansedumbre y reverencia, teniendo buena conciencia, para que en aquello en que son calumniados, sean avergonzados los que hablan mal de la buena conducta de ustedes en Cristo” (1 Pedro 3:15-16 NBLH).

Así Pedro indica que es la responsabilidad de cada cristiano defender su fe. Es hora que los cristianos asuman su responsabilidad.

1. Apologética en la Biblia: Apologética primaria
El primer libro de apologética que se haya escrito es la Biblia misma. Los profetas y autores bíblicos estaban escribiendo para defender a Dios y Su revelación a ellos.

Si Abraham no estuviera convencido de que Dios le había llamado, no hubiera salido de su casa, ni intentado sacrificar a su hijo Isaac. Él tenía que convencer a sus familiares que Dios le había hablado y que ademas le pedia que dejara su tierra.

Moisés tenía que “defender” o convencer a la gente que Dios le había hablado. Si no podría haber hecho esta defensa, nadie lo hubiera seguido al desierto por 40 años.

Tenemos que leer la Biblia misma para encontrar su auto defensa del mensaje que presenta. Los autores de la Biblia tenían que convencer a sus audiencias que Dios les había hablado, que el mensaje mismo era creíble y que era necesario creer este mensaje especifico.

Para hacer este ejercicio tenemos que leer toda la Biblia.

2. Apologética externa  a la Biblia: Apologética secundaria

Primero: En cuanto a la Biblia, esto incluye a la arqueología que confirma los hechos históricos.

Segundo: No todas las dudas y objeciones al mensaje bíblico estaban presentes cuando los autores bíblicos escribieron. No había teorías de evolución, la lucha de clases, el big bang, y el pluralismo relativista que existen hoy. 

Tomás Aquino propuso otra manera de hacer la apologética. El decía: tenemos que empezar sin la revelación de las Escrituras. Es decir, hacer la defensa de la existencia de Dios, sin la Biblia. Para hacer esto Santo Tomás tomó ¨Cinco Vías” para probar la existencia de Dios, 1. el primer motor inmóvil, 2. las causas eficientes, 3. de la contingencia, 4. los grados de perfección y 5. el argumento teológico. (fuente: Wikipedia, “Cinco Vías”

 Immanuel Kant rechazó los planteamientos anteriores indicando que nuestra ciencia no puede alcanzar el conocimiento de Dios. También indicó que la moral y la ética requieren de Dios para que el hombre viva correctamente.


Bibliografía:
F.F. Bruce, La defensa apostólica del evangelio, IVP.
H, Dodd, La predicación apóstolica.
Norman Geisler, et.al., Apologética, Unilit-FLET.
Hermán Dooyeweerd, Las raíces de la cultura occidental, CLIE.
Josh McDowell, Evidencia que exige un verdadicto,
Won Sul Lee, Cambio histórico y cosmovisión cristiana, Instituto Haggai.