lunes, 11 de julio de 2016

Doctrina Cristiana Básica: Introducción




Doctrina Cristiana Básica
Prefacio
Este documento no es exactamente un escrito mio. Muchos han comentado el documento. El primer comentario que vi era de Hans Burki (No tengo copia de su comentario todavía, pero era excelente). Varios de mis amigos han hecho comentarios sobre esta declaración. Agradezco sus aportes. No voy a mencionar los nombres porque no estoy seguro de quienes haya particiapado en la redacción de este documento. Sólo he editado una pequeña parte.  Pero por cierto esto es lo que creo.

Este base doctrinal ha sido adoptada por IFES, Moclam, Renuevalamente y otras instituciones. Es una exposición de "doctrinas ensenciales y no pretende ser una “teología sistematica” completa (ver bibliografía), sino una base doctrinal minima.

¿Qué es doctrina?
Doctrina es una respuesta a la pregunta ¿qué es lo que la Bibla o los cristianos enseñan de la salvación? Nuestra respuesta es una resumen de muchos textos y expresa lo que consideramos lo más importante del tema en cuestión. No tenemos la opción de decir: "no lo se", o lo ignoro, o tal vez. Cuando Jesús preguntó a Pedro: ¿Quién soy yo?, Pedro no podia responder: "no tengo idea". Nosotros estamos en una situación semejante. 

Si no podemos explicar nuestra fe, NO la podemos compartir. No podemos evangelizar si somos agnosticos. La evangelización requiere un explicación o doctrina. Esta explicación es necesaria aun para pasar la fe a nuestros niños. No van a creer en Jesús si no les podemos decir con convicción quien es Jesús. 

El propósito de la doctrina no es de limitar la fe, sino de poder explicarla. El propósito es positivo. Claro que uno va a encontrar explicaciones equivocadas que tienen que ser refutadas. Esto es inevitable. El mundo no es plano y al no ser plano tenemos que explicar por que es una esfera. 

Los otros enfoques como las diciplinas espirituales, la responsabilidad social y la liturgia no responde a las preguntas de que es lo que creemos. Responden a las preguntas de que debemos hacer. Son una consecuencia de la doctrina cristiana. Si no hay doctrina, tampoco hay una práctica que resulta.  Estas prácticas no pueden sustituir a la doctrina.  
Mis amigos y las iglesias que dicen que no debemos prestar atención a la doctrina por la post-modernidad corren el riesgo de que sus misiones sólo van a ser cristianas por poco tiempo. El ataque de la post-modernidad al cristianismo requiere más detalle en la explicación de la fe y no menos.
¿Por qué una base de doctrina?

Why do we have a doctrinal basis? (¿Por qué tenemos una base de doctrinal) Por Mike Reeves, UCCF Head of Theology (Jefe de teología en la UCCF, UK, traducido, editado y adaptado por Juan C. Kennington

Desde el principio los cristianos han escrito resúmenes de su doctrina. Incluso hay ejemplos dentro de la Biblia misma.
Deuteronomio 6:4-6
Filipenses 2:5-11
Colosenses 1:15-
1 Timoteo 3:16
Confesiones históricas:
·       El Credo de los Apóstoles
·       El Credo de Nicea 325
Confesiones Evangélicas
·       La Confesión de Augsburgo, 1530
·       Los  39 Artículos, 1562
·       La Confesión de Westminster, 1647 
·       La Confesión Bautista, 1689
Porque no nos gusta tener una confesión

Tenemos que tomar en cuenta que Adán y Eva rehusaron de escuchar la palabra de Dios. Desde entonces el hombre buscar ignorar el hecho que Dios nos ha hablado.
En Inglaterra en el siglo XVII,  los “latidudinarians” rechazaron los credos y la doctrina. Ellos creían que el centro del cristianismo era la moralidad. Cuando la doctrina era menos importante, más personas podrían unirse a los templos. El problema que resultó era que se reunían por sus conductas y no por Cristo.
En el siglo XVIII Edward Gibbon (El declive y caída del imperio romano) pensaba que la diferencia entre “homoousios (de la misma naturaleza) y “homoiousios” (de una naturaleza similar) era solo la diferencia de la letra “i” y no la diferencia si adoramos a Cristo o no. Unos vieron a Cristo como el creador y los otros lo vieron nada más como una creatura creada.  Usando la misma lógica que Gibbon, uno podría decir que la diferencia entre el cristianismo y el cristianismo es nada más la diferencia entre los números 1 y 3. Dios es uno (Islam), o Dios es tres en uno (cristianismo).
En el siglo XIX, el alemán, Adolf von Harnack negó la realidad de una revelación objetiva. Redujo el cristianismo a una creencia en la paternidad de Dios y la hermandad universal de los hombres. El reduccionismo de  Adolfo von Harnack condujo al abandono de la doctrina cristiana y abrazo del “evangelio social”. 

Hacer una confesión que trata de la revelación de Dios como verdades objetivas en lugar de sentimientos subjetivos es rechazado por la cultura contemporánea. 
Una confesión es una declaración de que Dios ha hablado y que su comunicación es clara y especifica. No somos árbitros finales de la verdad, sino que la verdad absoluta y no negociable ha sido dado a nosotros en las Escrituras por Dios. 
La confesión es una respuesta obediente a lo que Dios ha hablado. Es un reconocimiento que Dios es Dios y que nosotros no somos los que decidimos que es la verdad. Obviamente hay mucha discusión sobre la verdad y si la podemos conocer. Estas controversias tienen muchos trasfondos.

“En la esfera de la religión, como en otras esferas, las cosas acerca de los cuales los hombres esta inclinados a estar de acuerdo, son las cosas que no valen la pena creer. Las cosas realmente importantes son las cosas acerca de las cuales los hombres pelearán.” J. G. Machen.

No pudo ser de otro modo en el cristianismo, dado que lo esencial de la creencia cristiana no son sentimientos donde felizmente podemos discutir, sino de asuntos de verdades objetivas e históricas.
Una confesión es un resumen de los contenidos de la Escritura. No es la revelación de Dios o la Palabra de Dios. Es una respuesta humana a la Palabra de Dios o un reconocimiento que Dios ha hablado. Sólo podemos creer en una confesión en tanto que es fiel a las Escrituras. Una confesión siempre señala algo más allá de si misma.
1.     Una confesión es una afirmación de lo que creemos que la Escritura claramente enseña sobre la medula del cristianismo o los temas o creencias que no son negociables.
2.     Una confesión no es un documento que afirma lo que los hombres se han acordado o reflexiones humanas acerca de Dios.
3.     Una confesión no es una extensión de las Escrituras, como si fuera la palabra misma de Dios. Más bien es una afirmación de lo que creemos que la Biblia enseña.
4.     Una confesión no tiene la ambición de presentar todo el consejo de Dios o todo lo que creen los cristianos que la afirman.
Concluimos que los que piensan que una confesión limitará el crecimiento del conocimiento humano o la madurez de uno no entienden la función de los credos. Las confesiones no son jaulas de doctrina, sino guías y testigos y cuerdas de seguridad.

En una confesión nos unimos bajo el evangelio.
Con una confesión reconocemos que Dios ha hablado clara y específicamente. La siguiente cosa que hace una confesión es de afirmar nuestra lealtad a lo que Dios ha dicho. John Webster, de Aberdeen University, UK, lo pone así:
“Un credo o una confesión es una formulación publica del evangelio enseñado en las Escrituras en que afirmamos nuestra lealtad a este mensaje. También es un repudio de las cosas falsas que amenazan el  evangelio.”
Una confesión es más que un intento de responder obedientemente a la palabra de Dios, es un intento de asegurar una continua obediencia a la palabra de Dios porque constantemente nos desviamos de lo que Dios ha dicho para seguir las voces de las sirenas de nuestra imaginación y nuestra cultura. Si vamos a quedarnos leales al evangelio, tenemos que atarnos a la confesión. Esto es el propósito de una confesión, de atar a sus confesores al evangelio para que continúen confesando el evangelio y no inconscientemente tomen otra confesión.
Con esta confesión queremos clavar nuestros colores al mástil y definir nuestro mensaje y misión.

En una confesión tomamos un partido.
Creo que Jesús es divino o es Dios.
Integridad cristiana

Conclusión: La Base de Doctrina como una confesión nos lleva (cuerpo y alma) a la obediencia de la palabra de Dios. Por ella rechazamos nuestro tendencia natural de rechazar la revelación de Dios. Hemos sido guiados a conocer el evangelio con aun más claridad; nosotros nos aliamos con el evangelio y encontramos allí unidad; retamos y negamos lo que se opone a el, formamos nuestras vidas, pensamientos, ministerios y enseñanzas. Dios ha hablado! Lo confesamos, ¡A Él sólo sea la gloria!

Bibliografía:
·       Luis Berkhof, Teología sistemática, Libros de desafío.
·       Luis Berkhof, Manual de doctrina cristiana, Libros de desafío.
·       Luis Berkhof, Introducción a la teología sistemática, Libros de desafío.
·       Juan Calvino, Institución de la religión cristiana, Felire.
·       D. A. Carson y Timothy Keller editores, La Centralidad del Evangelio,
·       Wayne Grudem, Teología sistemática, Vida.
·       T. C. Hammond, Como comprender la doctrina cristiana, Certeza.
·       Carlos Hodge, Teología sístematica,
·       J. Gresham Machen, Christianity and Liberalism, Eerdmans.
·       Bruce Milne, Conoceréis la verdad: un manual de la fe cristiana, Logoi.
·       J.I. Packer, Teología consisa, Unilit.
·       Daniel Salinas, Nuestra fe, Certeza.
·       John R. W. Stott, La cruz de Cristo, Certeza.

La formación de Credos y Declaraciones de fe
Generalmente los Credos y las declaraciones de fe se desarrollan en un tiempo de conflicto. Están escritas para hacer una separación entre los que lo creen y los que lo rechazan. El credo de Nicea fue desarrollado para rechazar la idea que Cristo fue un ser creado y no Dios mismo. Esta idea fue presentada por Ario y rechazada por Atanacio.

Uno también debe tomar en cuenta la psicología de creer o no. Generalmente cuando rechazamos una verdad, no la podemos recibir más adelante. Esto es especialmente el caso en nuestras creencias a cerca de Dios.

 Jesús enseñó a sus discípulos a orar así:
Padre Nuestro que estás en el cielo,
Santificado sea tu nombre,
Venga tu reino,
Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan cotidiano.
Perdónanos nuestras deudas,
Como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores.
Y no nos dejes caer en tentación,
Sino líbranos del maligno, porque tuyos son el reino y el poder y la gloria para siempre. Amén.

¿Qué cosas son verdad para que podemos orar de esta manera? ¿Qué son los peligros de ser un teólogo? ¿Cómo se puede evitar estos peligros?

La Base de Doctrina
1.    La unidad del Padre, Hijo y Espíritu Santo en la Divinidad  (Trinidad).
2.    La soberanía de Dios en la creación, revelación, redención y juicio final.
3.    La inspiración divina y entera confiabilidad de las Sagradas Escrituras tal cual fueron dadas originalmente y su autoridad suprema en todo asunto de fe y conducta.
4.    La pecaminosidad y culpa universal de todos los hombres desde la caída que los sujeta a ira y condenación de Dios.
5.    La redención de la culpa, pena, dominio y corrupción del pecado, solamente mediante la muerte expiatoria del Señor Jesucristo.
6.    La resurrección corporal de Jesucristo de entre los muertos, y su ascensión a la diestra de Dios el Padre.
7.    La presencia y poder del Espíritu Santo en la obra de la regeneración.
8.    La justificación del pecador por la gracia de Dios y solo mediante la fe.
9.    La permanencia del Espíritu Santo en el creyente.
10.         La única iglesia universal que es el Cuerpo de Cristo y a la cual pertenecen todos los creyentes verdaderos.
11.         El retorno personal del Señor Jesucristo.

Regreso a temas de Doctrina Básica Cristiana