sábado, 2 de julio de 2016

El propósito global del Dios viviente


El propósito global del Dios viviente
El propósito de Dios existe antes de que el universo fuese creado. Entonces tenemos que iniciar nuestra explicación de los propósitos de Dios desde el principio. Hay indicaciones de que Dios tenía todo planeado desde antes de la creación. La Biblia dice que “el Cordero fue sacrificado desde la creación del mundo” (Apocalipsis 13:8). Es decir, que el propósito de Dios desde el principio fue la salvación de los hombres por medio de Jesucristo.  También dice que “Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos (Romanos 11:32). Estas dos citas indican que el propósito de Dios desde el principio era la salvación del hombre del pecado. 

La primera indicación que Dios tiene un propósito global están en Génesis donde El es el creador de todo. Hay muchos textos que construyen sobre este hecho para decir que Dios es el soberano del universo y tiene el derecho de juzgarlo y destruirlo si lo encuentra necesario según sus propósitos (Jeremías 18 y Salmo 95 son ejemplos).

Vengan, cantemos con gozo al Señor,
Aclamemos con júbilo a la roca de nuestra salvación.
Vengamos ante Su presencia con acción de gracias;
Aclamemos a El con salmos.
Porque Dios grande es el Señor,
Y Rey grande sobre todos los dioses,
En cuya mano están las profundidades de la tierra;
Suyas son también las cumbres de los montes.
Suyo es el mar, pues El lo hizo,
Y Sus manos formaron la tierra firme.
Vengan, adoremos y postrémonos;
Doblemos la rodilla ante el Señor nuestro Hacedor.
Porque El es nuestro Dios,
Y nosotros el pueblo de Su prado y las ovejas de Su mano.
Salmo 95:1-7

Este Salmo muestra el nexo entre la creación del mundo y la soberanía de Dios.

Primero, si no tuviera un propósito, no tendríamos una razón para una creación con diseño. Todo hubiera sido como dice el texto “una caos total” (Génesis 1:2).  Pero el mundo tiene orden y diseño que implica intención y propósito.   La creación es más que simple materia desordenada, tiene vida compleja e inteligente. Mientras Dios iba formando la creación, la evaluaba como buena (Génesis 1:4, 10, 12, 18, 21, 25, y 30). La evaluación de ser “buena” implica que cumple la intención por la cual fue creada. Es decir, que tiene un propósito.

Al emitir la evaluación que la creación es buena, indica que Dios tenía un plan previo con la cual puede evaluar si ha logrado la meta.  Dios tiene un plan global. 

Cuando Dios dice que la creación es buena, estas son buenas nuevas/evangelio. La tierra es un buen lugar para el hombre, un buen lugar para  vivir, y un buen lugar para conocer a Dios y su gracia.

El siguiente concepto dentro de este propósito global es que Dios es responsable por Su creación. 

Cuando el hombre pecó, Dios actuo con responsabilidad y le expulso del jardín de Edén. Este establece que uno no le puede desobedecer y vivir en el paraíso que le pertenece. El hombre es responsable por su rebeldía y hay consecuencias.

Tanto el hombre hecho en la imagen de Dios, como Dios, es responsable por sus acciones. El Hombre es responsable por sus acciones que tiene que enfrentar en las consecuencias de su rebeldía.  

Cuando Dios le dicta la sentencia a Satanás de que un hombre va a aplastarle la cabeza y derrotar el mal (Génesis 3:15; ver también Apocalipsis 12:2, y 17), Dios muestra que él sigue siendo responsable por la creación.  El propósito de Dios es de enviar a Jesús para llevar acabo su plan de redención.

Como Jesús va a necesitar una familia, Dios llama a Abraham en Génesis 12:1-3.   Esta familia no es una unidad separada de los demás, pero es donde empieza un reino, el reino de Dios.  Es un reino porque segun la promesa de Génesis 12:1-3 tiene lo esencial para tener un reino: 1. tierra, 2. pueblo y  3. gobierno. Esto forma una patrón para unir a los demas temas de la Biblia. El Nuevo Testamento conecta estas tres temas a Jesús.

Aquí es donde vemos el alcance otra vez a todas las familias de la tierra, el propósito global.
“Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré a los que maldigan; ¡Por medio de ti serán bendecidas todas la familias de la tierra!” Génesis 12:3









Todos somos pecadores
Es natural que pensamos que Abraham debe haber sido muy bueno, muy especial.  Pero no es Abraham, es Dios quien es muy especial.  Porque la familia de Abraham no es escogida por su propio mérito. Sino es una familia sujeta al pecado como todos. La condición de la familia de Abraham es aclarada en Deuteronomio 8:17-20:
No sea que digas en tu corazón: ‘Mi poder y la fuerza de mi mano me han producido esta riqueza.’ Pero acuérdate del Señor tu Dios, porque El es el que te da su poder para hacer riquezas, a fin de confirmar Su pacto, el cual juró a tus padres como en este día.Pero sucederá que si alguna vez te olvidas del Señor tu Dios y vas en pos de otros dioses y los sirves y los adoras, yo testifico contra ustedes hoy, que ciertamente perecerán.  Como las naciones que el Señor destruye delante de ustedes, así perecerán ustedes, porque no oyeron la voz del Señor su Dios.

Continua en Deuteronomio 9:4-6:
“No digas en tu corazón cuando el Señor tu Dios los haya echado de delante de ti: ‘Por mi justicia el Señor me ha hecho entrar para poseer esta tierra,’ sino que es a causa de la maldad de estas naciones que el Señor las expulsa de delante de ti.  No es por tu justicia ni por la rectitud de tu corazón que vas a poseer su tierra, sino que por la maldad de estas naciones el Señor tu Dios las expulsa de delante de ti, para confirmar el pacto que el Señor juró a tus padres Abraham, Isaac y Jacob.  Comprende, pues, que no es por tu justicia que el Señor tu Dios te da esta buena tierra para poseerla, pues eres un pueblo terco.

Muy pronto en Genesis, Dios empieza a revelar su plan de redención.  El plan de Dios se aclara en Génesis 15 (ver Dios y la antorcha en http://renuevalamente.blogspot.mx/2015/07/genesis-15-dios-y-la-antorcha.html.)  Este capítulo indica que Dios mismo es nuestro escudo y el mismo es nuestro galardón (Génesis 15:1), que la justicia es por fe (Génesis 15:6) y que va a hacer todo para hacer posible la salvación (Génesis 15:17-18).

Al decir que la justificación es por fe, Dios nos da a entender que no podemos justificarnos por nuestras actos. No tenemos la capacidad de justificarnos, por cualquier medio delante de Dios (Salmo 143:2) (ver Nadie puede justificarse ante Dios).

Esto se ve en Romanos donde dice, “Dios ha sujetado a todos a la desobediencia, con el fin de tener misericordia de todos” (Romanos 11:32 NVI). No hay inocentes. Todos hemos pecado y estamos sujetos al pecado.

¿Por qué tardo tanto tiempo entre Abraham y Jesús? Jesús es el tema de toda la Biblia.  Lucas 24:44-49 dice que los tres partes de  Antiguo Testamento hablan de Jesús y indican lo que él tiene que padecer para darnos salvación. Dios tenía que tardar para que nosotros pudiéramos comprender a Jesús y su misión.  Esto significa, “Todo el Antiguo Testamento existe por causa de Jesús” (Graeme Goldsworthy). Dios tenía que actuar en la historia para que la misión y acciones de Jesús el Mesías podrían tener sentido.

El hombre tenía que comprender la gravedad del pecado. Que ni el buen ley, ni los sacrificios, ni los jueces, ni los reyes puede redimirnos de nuestros pecados.

Hay patrones que Dios establece que nos enseña que Jesus va hacer:
El hombre tenía que comprender el significado de los sacrificios. Tiene que entender que Dios quiere vivir entre su pueblo como el Templo. Tenía que aprender a no confiar en su fuerza y de no confiar en otros hombres como los reyes(1 Samuel 8:5-8) .

Esta misma situación de rechazar a Dios y servir a otros dioses sigue hasta el día de hoy.

La justicia y el gobierno de la tierra
El hecho de la creación establece el derecho y responsabilidad de Dios de gobernar su creación. Por esto muchas personas están dispuestas a pelear el punto de creación. Si Dios no es el gobernador del universo, no hay razón de no pecar o no ser rebelde.  No hay la posibilidad de un justicia más allá. Ni tampoco hay la posibilidad de una resolución final de las injusticias que hay aquí en la tierra.

¿Si Dios no es soberano, ante quien es responsable el hombre? Responsabilidad requiere soberanía. ¿Cuál es la norma de justicia?

En los salmos tenemos la declaración de que el hombre no puedes justificarse ante Dios. La solución o la justificación no esta dentro de su alcance aun y cuando obedece a la ley (Salmo 143:3 ver Gálatas 3:16). Este es un punto básico para poder entender la misión de Jesús. Si el hombre pudiera salvarse por sus acciones o por su propia voluntad, no sería necesaria que viniera Jesús para salvarnos. Este Salmo indica la imposibilidad de la auto-salvación.

En anticipación del día en que Dios iba a realiza la culminación de su plan el salmista escribe,
La piedra que desecharon los edificadores
Ha venido a ser la piedra principal del ángulo.
Obra del Señor es esto;
Admirable a nuestros ojos.
Este es el día que el Señor ha hecho;
Regocijémonos y alegrémonos en él.
Te rogamos, oh Señor, sálvanos ahora;
Te rogamos, oh Señor, prospéranos ahora.
Bendito el que viene en el nombre del Señor;
Desde la casa del Señor los bendecimos.
Salmo 118:22-26
La muerte de Jesús
La Biblia dice que Jesús vino en la plenitud de tiempo (Gálatas 4:4-7) para cumplir una misión. Esto quiere decir en el justo momento que Dios había preparado. Era el momento preciso para derrotar al dragón. Era el momento preciso para echar el dragón del cielo  (Apocalipsis 12:7-12).

La misión de Jesús
La primer base de la misión cristiana es que Dios es creador de todos los hombres sin importar su raza. Esto establece la universalidad de la misión cristiana a traer buenas nuevas para todas las etnias.  Esto cambia el alcance de la misión de solo responder a las promesas especificas a la familia de Abraham. Pablo establece que la misión de Jesús es para toda la humanidad.

La misión provee la solución 
Desde Génesis 3:15 descubrimos que la solución del problema del pecado tiene que ser una solución para el hombre. Un hombre va a vencer el pecado por todos. Un “hombre” va a aplastar la cabeza del serpiente.  Jesús vence al Dragón (serpiente) en la cruz (ver Apocalipsis 12:1-12).

La misión de ser responsable para proteger su relación y de ser el gran galardón fue tomado por Dios en Génesis 15:2, 17. En Efesios 5:33 dice que Cristo se entregó por ella. (more work)

El pueblo de Dios incluirá a los gentilesLa primera indicación de que Dios iba a derrotar el mal (Génesis 3:15) implica que la solución será para todos los hijos de la mujer.

Desde la primera promesa de Dios a Abran en Gen. 12:1-3 sabemos que la bendición de Abraham iba a llegar a todas las etnias, es decir que gente de todas las naciones estarán incluidos en los bendecido con Abram. El alcance de la promesas incluía gente de todas las familias de la tierra.

Esta idea de que la solución iba a extenderse a todas las familias de la tierra inicia en la promesa a Abraham (Génesis 12:3) y se repite 900 veces en todo el Antiguo Testamento. No es nada ocurrente en el Nuevo Testamento sino refleja el patrón de toda la Biblia.

“¿Es acaso Dios sólo el Dios de los judíos? ¿No lo es también de los gentiles? Sí, también es Dios de los gentiles, Pues no hay más que un solo Dios.” (Romanos 3:30-31 NVI)

El problema de la justicia en el mundo no es sólo un problema para los judíos, sino un problema para todos los hombres.

Pablo indica que la barrera que separaba a los judíos de los gentiles ha sido derrumbada (Efesios 2:11-22). Y que ya no existe una diferencia entre judío y gentiles (Gálatas 3:26-29). Por esta razón Pablo dice, “Esos somos nosotros a quienes Dios llamó no sólo entre los judíos sino también entre los gentiles” (Romanos 9:24). La salvación esta abierta a todas las familias de la tierra.

Todo cumplido en Cristo
Pablo indica que todas las promesas de Dios están cumplidas en Cristo (2 Corintios 1:20). Ya no hay promesas para cumplir antes de la consumación de tiempo. Junto con esta declaración de que todo esta cumplido en Cristo (ver el plan de Dios)

La consumación del Reino de Dios
Aunque la cruz y la resurrección están presentadas como el gran victoria sobre Satanás y el Reino de Dios ha iniciado, la acción de Dios no terminará hasta que el último enemigo, la muerte, es derrotada (1 Corintios 15:23-28). Jesús reina hasta que todos sus enemigos han sido derrotados.

Todos entran por la misma puerta
Abraham creyó a Dios y le fue contada por justicia Génesis 15:6. Pablo dice que este es el mismo camino por el cual entran los gentiles (Gálatas 3:10-14). Y llega a la conclusión, “¿Qué concluiremos? Pues que los gentiles, que no buscaban la justicia, la han alcanzado. Me refiero a la justicia que es por la fe” (Romanos 9:30-33).

El propósito global es Cristo y su misión
Las promesas se cumplen en Él (1 Corintios 1:20). Las promesas que se cumple en Cristo y no hay ninguno más que pueda cumplirlas. No hay la necesidad de que otra promesa se tienga que cumplir (Gálatas 3:15-17),
Hermanos, hablo en términos humanos[m]. Un pacto, aunque sea humano[n], una vez ratificado nadie lo invalida ni le añade condiciones. Ahora bien, las promesas fueron hechas a Abraham y a su descendencia[o]. No dice: “y a las descendencias[p],” como refiriéndose a muchas, sino más bien a una: “y a tu descendencia,” es decir, Cristo (el Mesías). Lo que digo es esto: la Ley, que vino 430 años más tarde, no invalida un pacto ratificado anteriormente por Dios, como para anular la promesa.
Galatas 3:15-17

Por esta razón Jesús termina con la gran comisión:
Acercándose Jesús, les dijo: “Toda autoridad Me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, y hagan discípulos de[h] todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que les he mandado; y ¡recuerden! Yo estoy con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.”