lunes, 26 de diciembre de 2011

Guerra en el Cielo: Apocalipsis 12:1-17


¿Has visto una película de conflicto cósmico recientemente? Son muchos los que han salido. Matrix, Thor, Avatar, Spiderman, Superman, y Hulk son unos pocos ejemplo. 


Estas películas nos presenta una situación que requieren una intervención “sobrenatural” para que la gente pueden salir adelante de una situación difícil. El héroe es el ungido, el escogido, el salvador, el líder extraordinario, o el sobre-dotado que por un capacidad o iluminación salva a la gente de su “problema”. Estas películas están escritas para da a la gente un “mito” para interpretar sus vidas. El hecho es que hoy muchas personas conocen más de las películas que conocen las Escrituras. 


La Biblia también tiene su superhéroe, Jesús. Hay varias maneras en que la Biblia nos presenta a Jesús como un superhéroe. Uno de ellos es Apocalipsis 12 donde narra una guerra en el cielo para echar fuera el dragón que es el acusador de los santos. Este relato  junta muchas otras historias para dar el significado de la venida de Jesús. 


Encarnación
La primera descripción es de una mujer que esta en cinta y a punto de dar a luz a un niño. Este niño es destinado a reinar sobre las naciones. Un dragón esta presente para destruir al niño cuando nazca. Esto es un de los pocos pasajes que enfatiza la encarnación y nacimiento de Jesús.
1 Apareció en el cielo una señal maravillosa: una mujer revestida del sol, con la luna debajo de sus pies y con una corona de doce estrellas en la cabeza.2 Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto.3 Y apareció en el cielo otra señal: un enorme dragón de color rojo encendido que tenía siete cabezas y diez cuernos, y una diadema en cada cabeza.4 Con la cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo y las arrojó sobre la tierra. Cuando la mujer estaba a punto de dar a luz, el dragón se plantó delante de ella para devorar a su hijo tan pronto como naciera.5 Ella dio a luz un hijo varón que gobernará a todas las *naciones con puño de hierro. Pero su hijo fue arrebatado y llevado hasta Dios, que está en su trono.6Y la mujer huyó al desierto, a un lugar que Dios le había preparado para que allí la sustentaran durante mil doscientos sesenta días (Apocalipsis 12:1-6).
Cuando nace el niño se desata una guerra en el cielo.  Aquí tenemos la descripción de una guerra en el cielo entre un dragón y un niño. Uno pensaría que el dragón fácilmente puede ganar a un niño. 
7 Se desató entonces una guerra en el cielo: Miguel y sus ángeles combatieron al dragón; éste y sus ángeles, a su vez, les hicieron frente,8 pero no pudieron vencer, y ya no hubo lugar para ellos en el cielo.9 Así fue expulsado el gran dragón, aquella serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, y que engaña al mundo entero. Junto con sus ángeles, fue arrojado a la tierra. 


Resurrección:
El resultado de esta guerra es que el dragón esta expulsado del cielo junto con sus ángeles. El dragón que estaba en el cielo ya viene a la tierra para engañar tantos que pudiera. Cristo ganó la guerra en su muerte, resurrección y ascensión.  La guerra ya esta aquí entre nosotros.
10 Luego oí en el cielo un gran clamor:       «Han llegado ya la salvación y el poder y el reino de nuestro Dios;       ha llegado ya la autoridad de su Cristo.    Porque ha sido expulsado       el acusador de nuestros hermanos,       el que los acusaba día y noche delante de nuestro Dios. 11 Ellos lo han vencido       por medio de la sangre del Cordero       y por el mensaje del cual dieron testimonio;    no valoraron tanto su vida       como para evitar la muerte. 12 Por eso, ¡alégrense, cielos,       y ustedes que los habitan!    Pero ¡ay de la tierra y del mar!         El diablo, lleno de furor, ha descendido a ustedes,       porque sabe que le queda poco tiempo.»
Nuestra situación
El resultado de la guerra es el himno de la victoria de Cristo. También es nuestra victoria porque vencemos al dragón con la sangre de Cristo y nuestro testimonio cuando proclamamos el evangelio. 
También tenemos un nota de advertencia en que el diablo está lleno de enojo y esta entre nosotros en la tierra. Él sabe que no tiene mucho tiempo para tratar de arruinar el triunfo del cordero. 
13 Cuando el dragón se vio arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había dado a luz al varón.14 Pero a la mujer se le dieron las dos alas de la gran águila, para que volara al desierto, al lugar donde sería sustentada durante un tiempo y tiempos y medio tiempo, lejos de la vista de la serpiente.15 La serpiente, persiguiendo a la mujer, arrojó por sus fauces agua como un río, para que la corriente la arrastrara.16 Pero la tierra ayudó a la mujer: abrió la boca y se tragó el río que el dragón había arrojado por sus fauces.17 Entonces el dragón se enfureció contra la mujer, y se fue a hacer guerra contra el resto de sus descendientes, los cuales obedecen los mandamientos de Dios y se mantienen fieles al testimonio de Jesús.
El dragón ya esta en la tierra y esta persiguiendo a la iglesia de Cristo (la mujer). Dios está ayudando la mujer escapar. Dios utiliza hasta la naturaleza (tierra) misma para ayudar la mujer y su descendencia escapar. Aquí claramente identifica la descendencia de el Hijo por los que obedecen los mandamientos de Dios y son fieles al testimonio de Jesús. La victoria de la mujer, su Hijo y su descendencia esta segura.