jueves, 21 de abril de 2016

Capítulos y versículos

Capítulos y Versículos
Cuando escribieron la Biblia no había espacios entre las palabras, ni puntuación, ni mayúsculas, ni capítulos, ni versículos. Todas estas cosas han sido agregadas después para ayudar a nuestra lectura. 

Los espacios entre las palabras fueron añadidos para facilitar la identificación de las palabras y para evitar confusiones en el significado.

La puntuación se agregó para determinar más fácilmente donde terminaban las frases y las ideas. Muchas personas, aún hoy, no usan la puntuación, particularmente cuando están enviando mensajes. 

Las mayúsculas fueron agregadas para indicar el principio de las oraciones o un nombre propio. En algunos idiomas, también se usan para indicar los sustantivos. 

Los capítulos y versículos fueron agregados para ayudar a los lectores en la ubicación de la lectura. Los capítulos en la Biblia son para la ubicación, no para la presentación de las ideas. Imagínate cómo encontraríamos Jeremías 10:14 si no hubiese versículos. 

Los versículos no fueron agregados hasta el tiempo del obispo Inglés Stephen Langton, Arzobispo de Canterbury (1207-1228 dC. autor de la Carta Magna). El puso las divisiones en la Biblia que usamos hasta hoy. Con el invento de la imprenta en 1450 dC. todos pensamos más en versículos y capítulos para ubicarnos y no en los argumentos bíblicos y en las oraciones gramaticales que son la forma normal de ver un tratado. Los versículos y capítulos no son división de las ideas, sino sólo nos ayudan en la ubicación.

Y con esto, tenemos un problema en la interpretación, porque usamos los versículos como unidades de pensamiento completo. Esto contribuye a nuestra fragmentación del mensaje y a la destrucción del argumento del autor.   

Otra fuente de confusión, es que casi todas las Biblias tienen una concordancia para encontrar un tema en la Biblia. Cuando uno estudia buscando temas, el resultado no refleja el argumento de ningún párrafo de la Biblia. 

La tercera confusión es cuando una definición es puesta sin consultar el contexto donde se encuentra.  Las palabras consiguen su significado en los contextos que se usan. Las definiciones no son uniformes en los idiomas, ni en la Biblia. El significado depende donde se encuentran.  Recuerdo de un comentario sobre el evangelio según San Juan que decía  que la palabra “mundo” tiene más de 30 significados en este evangelio. El significado cambia por el contexto que el autor describe cuando usa la palabra. Ejemplos de estos usados hoy en día: "El mundo de la tierra, el mundo de mis amigos, el mundo de los políticos, no dejes que el mundo te doblegue."

Conclusiones
Hemos mencionado tres problemas en el entendimiento de la Escritura: Primero es el uso de los números de ubicación (versículo y capítulo) para otro propósito. Segundo, el uso de la concordancia de palabras sin considerar el contexto y el argumento de donde sale la palabra. Como consecuencia tenemos un tercer problema que es usar definiciones de las palabras bíblicas sin prestar atención  al contexto en que se encuentra el argumento del autor.

La meta del estudio de la Biblia es ver los argumentos que presentan los autores bíblicos y llegar a sus conclusiones.