miércoles, 27 de abril de 2016

El mayor obstáculo para la interpretación bíblica

Hay muchos obstáculos para interpretar la Biblia. Puedes pensar en algunos obstáculos en tu pueblo.

Jesús indica que el problema va más allá de solo saber el texto. La interpretación empieza con el intérprete. El mayor obstáculo es como vemos la vida incluyendo la Biblia. ¿Cuál es la perspectiva nuestra? Otro nombre para nuestra perspectiva es "nuestra cosmovisión".

«"La lámpara del cuerpo es el ojo; por eso, si tu ojo está sano, todo tu cuerpo estará lleno de luz. Pero si tu ojo está malo, todo tu cuerpo estará lleno de oscuridad. Así que, si la luz que hay en ti es oscuridad, ¡cuán grande será la oscuridad!» Mateo 6:22-23 NBLH.

La cosmovisión es la creencia y los valores que nos guían en la vida. Pueden venir de la familia, la cultura, la religión, o la educación. Jesús dice: si la visión (panorámica) de una persona no es sana, todas sus percepciones serán malas. Si la cosmovisión está mal, todo lo que uno ve está mal también. Una visión mala destroza todo lo que uno ve.

El ejemplo que Jesús da es el de las riquezas. Si las riquezas es lo que dirige a alguien en la vida, esta persona está incapacitada para servir a Dios.  A esta persona el dinero le funciona como su dios o como el absoluto que dirige su vida.

Pero el dinero no es el único absoluto que podemos tener en la vida.  También están el poder, el sexo, el reconocimiento.

En el mundo académico cada carrera sirve como un absoluto a partir del cuál se analiza y organiza el resto del mundo. Roy Clouser (El mito de la neutralidad religiosa, CLIE) indica que esto convierte a cada disciplina en una religión porque cada disciplina llega a ser un absoluto para el hombre o los ojos de como vemos.

Si nuestras creencias niegan las enseñanza bíblicas, automáticamente ajustamos nuestra interpretación a nuestra creencia. Así, sí uno no cree que haya profecía porque uno no puede conocer el futuro, va a afirmar que los textos fueron escritos después como historia en lugar de antes como profecía. Lo mismo ocurre con otras enseñanza bíblicas como la creación y los milagros entre otras cosas.

Conclusión
Cuando nuestras creencias niegan las afirmaciones bíblicas, explicamos el texto de tal manera que no podemos interpretarlo correctamente.