miércoles, 19 de septiembre de 2007

¿Cuál es el mayor problema en la interpretación bíblica?

La importancia del Argumento
El otro día me preguntó un amigo: ¿Cuál es el mayor problema en la interpretación de la Biblia? En este pequeño entrada quiero dar respuesta a esta pregunta.

Vamos a dar unos ejemplos: Hoy encontramos que muchos predica sobre temas de la familia feliz en las iglesia. Otros están buscando dar consejos psicologicos en sus sermones. Otros responden a la busqueda de felicidad entre los cristianos, otros predican la "teología de prosperidad".

Otro amigo incluso propusó que sacaramos "una teologia de la migración" como también hiceramos teologías de la probreza y así sigue la lista.

¿Cuál es el problema con todo esto? Todos estos temas representan un cristianismo sin Cristo. El problema es que nos aleja del argumento de la Biblia. Cada día ignoramos más el plan de Dios. Cada día aprendemos que la Biblia es un libro humanista donde lo único que le interesa a Dios es el bien estar humano. Sabemos menos del pecado, la ira de Dios, el juicio, la santidad, la justicia entre los humanos. Cada día nos alejamos más de conocer a Dios o Jesucristo, ¿mientras que enfocamos más en "el propósito de nuestra vida".

La consecuencia de todos estos busquedas es que alejamos del argumento de la Biblia en nuestro afán para "aplicar" la Biblia a la vida actual.

Lo más importante de un libro es su argumento, no importa si el libro sea de matematicas, una novela, o un libro de texto en cualquier materia. Sin el argumento, un libro no vale nada. Es un conjunto de trivia, y nada mas.

Tenemos que regresar a la pregunta: ¿Como se conecta las ideas? ¿Por qué el autor (Dios) puso este frase en este libro? ¿Cuál es su orden en presentar el argumento así? ¿Quizó explicar la pobreza? O ¿es el argumento acerca de otra cosa?

Al poner el argumento de la Biblia en la margin de nuestra investigación, estamos reinventando el propósito de Dios. Estamos creando nuestra propia religión mientras que reorganizamos el argumento de la Biblia alrededor de nuestros propósitos. Estamos cambiando los absolutos que enseña la Biblia. Estamos llegando a ser los más relativistas de todos los humanos, porque pensamos que podemos editar las palabras de Dios alrededor de nuestros propositos. Hemos cambiado la justicia de Dios en la cruz a una busqueda para nuestra justicia en nuestra acción diario. Hemos cambiado la gloria de Dios que logró la justicia en la cruz a una preocupación humanista.

Esto es una "manipulación" (Nietzche) del mensaje hacia nuestra agenda personal. Y tiene que ser rechazado como un rechazo esceptico de la intención de Dios.