viernes, 27 de noviembre de 2009

Guía de lectura: Génesis

Génesis
Génesis establece elementos muy importante para el resto de la Biblia como: creador, creación, pecado, sacrificio, llamado, promesa, pacto, Abraham, Israel, soberanía, entre otros. También tiene un patrón que se establece para el resto de la Biblia de bendición, semilla y dominio (K. A. Matthews, “Génesis” en Alexander y Rosner, New Dictionary of Biblical Theology, IVP). Esta patrón también esta visto por G. Goldsworthy (Evangelio y Reino, Torrente de Vida) en su esquema de teología bíblica del reino: pueblo, lugar y gobierno. Estas temas conectan toda la Biblia al reino de Dios.

Es un libro que dependía de otros escritos previos porque el libro se divide en 11 partes que empiezan con la palabra toledoth que quiere decir, “estos son las generaciones de”. Esto indica que Moisés tenía otras documentos fuentes de lo que escribió en Génesis. Sabemos de la existencia de que libros existían antes del tiempo de Abraham por una biblioteca de Ebla que está cerca de Antioquía de los tiempos del Nuevo Testamento. Entonces no debe sorprendernos que Moisés use otras fuentes.

Creación (Génesis 1 y 2)
vida-bendición, semilla-pueblo y jardín-lugar
Génesis no tiene la intención de darnos una explicación científica del proceso de la creación. Sin embargo, indica que la creación es de Dios, que no es un accidente, que cumplió con un propósito, que el hombre es el cumbre de la creación, que los hizo en orden y cuando Dios hizo todas estas cosas los consideraba buenas.

También establece la igualdad entre hombre y mujer, que el hombre esta hecho para trabajar. Y el hombre esta hecha a la imagen de Dios.

Dios estableció por su palabra reglas para gobernar la vida del hombre. Todo esto antes de la caída.

Caída (Génesis 3)
La caída, que es mucho más que un simple desobediencia marca la degeneración del hombre. La caída marca el rechazo de Dios por parte del hombre. Este rechazo de Dios estaba previsto por Dios porque conoció el corazón del hombre. Encontramos que desde la caída el hombre tiene una disposición hacia la maldad como indica Génesis 8:21: “... porque el intento del corazón del hombre es malo desde su juventud ...”

Por esta razón la Biblia dice que Jesús fue crucificado antes de la fundación del mundo. Dios sabía el precio de la redención antes de la caída. Sin embargo, tomó la decisión de seguir con el proyecto de la creación y redención. 

La caída también resulta en la primera promesa de un redentor, 3.15 (uno que iba a re-establecer el plan de Dios para el hombre).

Degeneración (Génesis 4-11)
La degeneración del hombre marca la degeneración de la relación hombre-mujer, padres e hijos, hombre y creación, hombre y hombre. La evidencia de esto se registra con muchos detalles. También es evidenciada por el primer asesinato (destrucción del pueblo), el diluvio (destrucción del lugar) y la confusión de lenguas (destrucción de dominio). Problemas que nos siguen marcando la vida humana hasta la fecha.

Abraham (Génesis 12:1-25:18)
La solución propuesta por Dios es la promesa a Abraham, donde Abraham visualiza una ciudad hecha por Dios, en otras palabras, un reino de Dios. Pero Abraham era un hombre como nosotros - pecador, infiel, y confundido. Tiene que luchar con su familia: sus celos (Lot), su mujer estéril (Sara), su pobreza (migraciones), su hijo ilegítimo (Ismael), invasores, ser extranjero siempre. Abraham recibe la promesa del Señor (Génesis 12:1-3):

    “Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré (lugar). Y haré de ti una nación grande (pueblo), y te bendeciré, a los que te bendijeren, bendeciré, y a los que te maldijeren maldeciré (dominio): y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.


Abraham “creyó al Señor y le fue contado por justicia” (Génesis 15:6). Dios tenía que intervenir constantemente en la vida de Abraham para que la promesa se cumpliera. El capítulo 15 también marca el cambio de promesa a pacto de Dios para con Abraham. Esto es un pacto incondicional porque Abraham esta dormido cuando Dios ratifica el pacto sin pedir condiciones a Abraham.

Dios también le dijo a Abraham que su descendencia incluyera reyes (Génesis 17:6), haciendo provisión para el Mesías futuro. El cumplimiento de la promesa o la bendición de Abraham es Cristo. Todas las cosas que suceden en el pueblo de Israel son para que Dios puede revelarse en la vida, muerte y resurrección de Cristo. Si Dios no entervienera constantemente en la historia, nadie sería salvo.

Isaac (Génesis)
Lo más espectacular de Isaac es su nacimiento. ¿Como es posible que Sara tuviera un hijo siendo viejísima.

El segundo, episodio es cuando Dios le manda a Abraham sacrificar a Isaac. En estos dos  episodios Dios interviene para que tenga vida. En esta ocasión Dios provee un sustituto animal porque Isaac estaba sentenciado a morir. Esto nos enseña que somos salvos por sustitución.

El tercer episodio que cuando Isaac bendice a Jacob en lugar de Esau pasando los derechos de la promesa a él en su lugar.

Jacob
Jacob es un engañador y luchador desde su nacimiento. Pelea con su hermano para salir del vientre y este pelito dura toda la vida. Cuando tiene edad le vende un plato de lentejas a su hambriento hermano por los derechos a la herencia o la promesa de Dios. Ya que tiene la herencia tiene que engañar a su padre para que le diera la bendición (de Abraham) y sale huyendo de su casa para escapar con su vida.

Jacob se fue a buscar una esposa pero topa con otro engañador que es su suegro, Laban. En todos los intercambios Jacob sale ganando. Cuando llega el momento de matrimonio Laban le engaña por completo pasando su hija vieja y fea al matrimonio dejando a Raquel escondido en otra parte. Jacob no se da cuenta de la situación hasta cuando despierta el siguiente día.

Después de casado, Jacob regresa con sus dos esposas a sus propios territorios. Pero Raquel también trae los ídolos (escrituras de propiedad) con ella. Sólo dos de sus 12 hijos nacen de su preferida, José y Benjamín.

Ya grande Jacob tiene un encuentro con el Ángel del Señor (Jehová mismo). Jacob no quiere soltar el Ángel hasta que recibe su bendición. El Ángel le toca la cadera haciendo le cojo por el resto de su vida, pero si le da la bendición.

Los hijos de Israel (Génesis 35-50)
Por su parte los hijos de Jacob son tremendos, violadores, asesinos, engañadores, todo menos confiables. Ellos se circuncidan y luego maten a los hermanos del violador-pretendiente de una de sus hermanas. Judá es seducido por la viuda de uno de sus hijos. Pero el mas obvio es el mal trato con su hermano José.

José
José es el penúltimo de los hermanos y el preferido de Jacob, con todos los privilegios. Todos están celosos de él. Dios también les provoca a sus hermanos dando le visiones de las estrellas y los manojos de trigo que se doblen ante el. Los hermanos están furiosos con el engrandecido. Esto hace que ellos desean matarle. Pero luego encuentren una noria donde le dejen por muerto, hasta que lleguen unos egipcios. Siendo codos en primer lugar, encuentren que los egipcios quieren comprar su hermano como esclavo y ellos ya pueden tener la conciencia libre de su muerte. Ellos pensaban que estaban libres que su creído hermano para siempre.

Cuando José llega a Egipto su racha de mala suerte continua porque la esposa de su jefe le quiere seducir.  Al rechazarla le acusa de un intento de violación y esta puesto en el bote con un panadero y copero del faraón. Mientras que están allí Dios les da sueños de su futuro que no pueden entender. Al relatar sus sueños a José les dice su futuro. Después de muchos años en la cárcel el copero se recuerda de José cuando el faraón tiene sueños que le perturbó mucho.

José sale de la cárcel para interpretar los sueños del faraón. El resultado es que José es hecha el administrado y más tarde primer ministro de Egipto.

Ya que José es el príncipe de Egipto, llega la hambruna que había revelado en los sueños del faraón. Esté hambruna causa que sus hermanos vienen a Egipto en búsqueda de alimentos.  Ningún de ellos imagina que están hablando con su hermano. Les pone a prueba para ver si sus corazones han cambiado.

El resultado es que toda la familia de Jacob viene a vivir en Egipto para unos 430 años. Están a salvo por causa de una víctima inocente.

Jacob bendice a sus hijos (Génesis 49:1-27)
La bendición de Jacob indica la importancia que el puso a la herencia que había comprado de su hermano Esau. Su bendición también indica que Judá va a ser la familia real (mesiánico) de donde saldrá Jesús (Génesis 49:8-12). Esta bendición de Jacob reduce la promesa a la familia de Judá.