domingo, 7 de septiembre de 2008

Labrador – Soldado -- Atleta, 2 Timoteo 2:3-7

Pablo nos ha dado una tarea a los líderes cristianos de pasar la estafeta a la siguiente generación. Quiere que se capacitada para trasmitir todo el conocimiento cristiano para que la nueva generación. No basta solo ser salvos, tenemos que ser capacitados de dar la enseñanza completa de la fe cristiana. Pablo no permitía la existencia del cristiano light. Sería romper la cadena que ancla la siguiente generación a Cristo. Buscaba la capacitación de futuras generaciones más que una iglesia llena de gente o de tener un culto de una alabanza bonito.

Comparte nuestros sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús. Ningún soldado que quiera agradar a su superior se enreda en cuestiones civiles. Así mismo, el atleta no recibe la corona de vencedor si no compite según el reglamento. El labrador que trabaja duro tiene derecho a recibir primero parte de la cosecha. Reflexiona en lo que te digo, y el Señor te dará una mayor comprensión de todo esto
(2Ti 2:3-7 NVI).
Las figuras que usa Pablo para describir la tarea de capacitación son muy fuertes. Son figuras de gente que mueren para ganar la victoria. Si el soldado no cumple con su deber, aun que le haya costado la vida, habrá perdido la batalla. El atleta tenía que ganar, segundo lugar no era opción. Si el labrador no cumple su tarea de sembrar y cuidar la cosecha, ésta también muere. El tiene que poner todo su empeño para cuidar su cosecha. A veces se tiene que trabajar toda la noche para cosechar, si no perdería el año de trabajo y la capacidad de sembrar el siguiente año.

Estas tres figuras muestra que la capacitación de la siguiente generación es cuestión de vida o muerte. No debemos distraernos al ver que la iglesia tiene “vida” cuando en realidad nuestra tarea es de preparar la siguiente generación. No debemos estar contentos de sólo emocionarnos con estribillos triviales. Hay que comunican el mensaje bíblico total.