martes, 14 de abril de 2009

La meta de nuestra lectura de las Escrituras

Hay muchas maneras de leer la Biblia. Una perspectiva es de leerlo como un libro de sabiduría para nosotros los hombres. Muchos reconocen la necesidad de que los humanos tengan una enseñanza ética para que la sociedad funcione.  Aun ateos y deístas ven valor en la Biblia para enseñarnos como conducirnos en la vida. Todos están animados con la buena conducta que la Biblia enseña.

Pero no todos están de acuerdo en que la Biblia nos enseña quien es Dios o que Jesús es Dios y hombre. Esto es el punto que levanta mucha polémica entre los hombres. También me di cuenta que aun nosotros los cristianos estamos dispuestos a enseñar un mensaje que sólo habla de cómo vivimos, sin afirmar la deidad de Jesús. En una convención misionero me tope con un folleto que sólo habla de Dios. Brinco por completo Jesús, su divinidad, su cruz y su resurrección.

Si sólo buscamos como la Biblia nos conseja a nosotros de cómo vivir, corremos el riesgo de perder el cristianismo mismo o como dice Michael Horton un “Cristianismo sin Cristo”. Estas modificaciones al mensaje de Cristo han ocurrida en toda la historia de la iglesia. Tenemos que ser vigilante hoy que el mensaje de conducta no come el mensaje teológica. 

"Las Escrituras deben ser leídas con la meta de hallar a Cristo en ellas. Quien sea que voltea de este objeto, aun que se cansa en toda su vida de erudición, jamás llegará a un conocimiento de la verdad."                                                        Juan Calvino