viernes, 5 de diciembre de 2008

Cómo predicar

Hace algunos días un pastor vino y me pidió que le enseñar cómo predicar. Esta fué una pregunta que no pensé que iba a recibir de un pastor. Dijo que había estudiado en varias escuelas bíblicas pero nunca había recibido un curso de cómo predicar. Este episodio me hizo pensar, ¿qué es lo que uno debe saber para poder predicar? Y ¿qué es lo que hace que una predicación salga mal?

La principal razón que de las predicaciones salgan mal no es que el pastor no conoce la ciencia de la homilética, sino porque el predicador no entiende la Biblia. Es como dijo Lutero a Erasmo, con tus palabras puedes hacer vasijas de oro, lástima que las llenas de estiercol. Cuando uno tiene muchas habilidades de homilética y no conoce las Escrituras tiene muchos problemas para hacer buenos sermones.

La tarea de predicar es mas bien explicar el texto a gente que no entiende lo que dice. “Y leyeron en el Libro de la Ley de Dios, interpretándolo y dándole el sentido para que entendieran la lectura” (Nehemías 8:8 NBLH). No es hacer que la gente se sienta bien, o que estén entretenidos, o aun cantar alabanzas, sino que puedan entender el mensaje de Dios. Esta misma postura está detrás las palabras de Pablo a Timoteo de enseñar a hombres fieles para que ellos también puedan enseñar a otros (2 Timoteo 2:2). Esto es la tarea más urgente de la iglesia hoy.

PD: Para entender el mensaje de la Biblia recomiendo que lean Vaughan Roberts, Gran Panorama Divino, Torrentes de Vida o que estudien el programa a distancia de Moore Theological College. Se puede ver su página http://www.moclam.org/ o en mi página http://www.renuevalamente.org/.