viernes, 9 de octubre de 2009

Colosenses: Guía de lectura:

Colosenses

En proceso de Revisión

Colosenses: una guía de lectura

Introducción
Este libro sigue el patrón clásico de una carta en los tiempos del Nuevo Testamento. Tiene  formas especificas que se llenan: salutación, oración, cuerpo, aplicación, saludos y firma. Estas componentes eran la forma y el orden en que escribían las cartas en los tiempos romanos.

Circunstancias: 
Es probable que Pablo jamas visitó esta ciudad que está ubicada en el interior de Asía Menor, hoy Turquía.  Pablo se enteró, probablemente de Epafras, de unas tendencias en esta iglesia y responde a esta situación. Aparentemente tenían un sincretismo presente, donde se buscaba combinar los nuevos conceptos cristianos junto con los del judaísmo y el paganismo gnóstico. Estas religiones no estaban centrados en Cristo, sino en “experiencias religiosas” logrados por ciencias ocultas (2:2-3 y 18); confianza en la sabiduría (2:4 y 8); el ceremonialismo  (2:16-17); la adoración de ángeles (2:18); y el ascetismo (2:20-22). Estas practicas religiosas menosprecian a Cristo (1:15-20) y se enfocan en nosotros mismos y cosas de este mundo. En resumen egoismo, ritualismo y legalismo (lo que uno hace) cambian el enfoque de Cristo a nosotros.

Pablo escribe desde la cárcel en Roma casi a final de su vida entre 61 y 63 después de Cristo. Efesios, Colosenses, Filemón y Filipenses son las cuatro cartas escritos durante este periodo en prisión.

Tíquico es el mensajero que lleva esta carta a Colosas, junto con la carta a Filemòn.  Como tiene que llegar a Efeso en el camino a Colosas, Pablo encarga la carta a los Efesios (6:21) a Tiquico también. Onésimo (cuya nombre que significa “útil”), el esclavo fugitivo de Filemón  le acompaña (Col. 4:7-9). Onésimo es un nombre común, especialmente para esclavos. Es posible que este Onésimo más tarde llegó a ser obispo en Efeso y que era el primero en hacer una colección de las cartas de Pablo.

Hay una semejanza entre nosotros y los colosenses en que tenemos un culto similar al ego, porque pensamos que todo lo podemos hacer nosotros. David Wells, The Courage to be Protestant, (El coraje de ser protestante) indica que la adoración al ego es la religión más popular actualmente.

Pablo escribe esta epístola para que los Colosenses sean estables en su fe en Cristo Jesús (Colosenses 1:11; 1:23; 2:2; 2:6-7). 

La cruz y la resurrección
La cruz y la resurrección de Jesús son un tema en Colosenses. Lee el libro entero y comenta su importancia.

Saludos (Colosenses 1:1-2)
Pablo define su persona como uno comisionado por Jesús para enseñar.

Oración (Colosenses 1:3-20)
Pablo empieza dando gracias por los de Colosas porque a él le llegó noticias de su situación y que a pesar de los obstáculos están siguiendo a Jesús.  Antes de hablar de las correcciones Pablo, como buen pastor, enfatiza lo positivo.

Colosenses 1:9-20 es un sólo enunciado en griego. La primera parte es una oración de Pablo  para que Dios les de a los colosenses conocimiento de Cristo. Y la segunda parte el el conocimiento que Pablo espera que tengan de Cristo. Esto es en los v.15 a 20 que es un himno a la preeminencia de Cristo.  Pablo fusiona su petición con declaración de la divinidad de Cristo. Cristo es el único Dios que existe. Las otras divinidades son fabricaciones del hombre que contrasten con la realidad de Cristo.

En este parte Pablo pide que Dios les de conocimiento de Cristo para que su fe sea firme en Jesús. El conocimiento que él quiere que ellos comprende es que Jesús es la imagen físico de Dios mismo en toda su plenitud. No hay razón de buscar otros “revelaciones”, “experiencias” o “manifestaciones” de Dios aparte de Cristo. Sólo Cristo basta. Este Cristo es el Dios de las Escrituras. No tenemos un conocimiento de Dios fuera de las Escrituras (1 Corintios 4:6).

Cuerpo (1:15-4:5)
El cuerpo de la carta presenta (1.) la centralidad de Cristo, (2.) como el ministerio de Pablo es de ser el portador del mensaje de Cristo, (3.) la inutilidad de los falsos caminos  y (4.) como se  manifiesta Cristo en nuestras vidas.

No somos buenos sin Cristo. Si somos buenos sin Cristo, negamos a Cristo como nuestra fuente de salvación (Gálatas 5:4, ver también Isaías 64:6).

1. La primacía de Cristo (Colosenses 1:15-20)
Pablo establece la divinidad de Jesucristo con este himno. Pablo expone 10 cosas que necesitamos saber de Cristo.


Él es la (1.) imagen del Dios invisible, el (2.) primogénito de toda la creación. (3.) En él fue creado todo lo que hay en los cielos y en la tierra, todo lo visible y lo invisible; tronos, poderes, principados, o autoridades, todo fue creado (4) por medio de él y para él. Él existía antes de todas las cosas, y (5.) por él se mantiene todo en orden. (6.) Él es la cabeza del cuerpo, que es la iglesia. Él es el principio, (7.) el primogénito de entre los muertos, para tener la preeminencia en todo, porque al Padre le agradó que (8.) en él habitara toda plenitud, y (9.) por medio de él reconciliar consigo todas las cosas, tanto las que están en la tierra como las que están en los cielos, (10.)haciendo la paz mediante la sangre de su cruz (Colosenses 1:15-20 RVC).

La gloria de Cristo en la creación es igualada por su majestad en la redención” (G. Hendricksen, Colosenses, p. 82).


“Y yo lo declararé mi primogénito, ¡el más excelso de los reyes de la tierra!” (Salmo 89:27 RVC).

Este párrafo presenta a Jesús como el centro de todo. Este concepto de Cristo es la esencia del cristianismo y Pablo lo lleva a sus consecuencias en el resto de la carta. El Cristianismo para Pablo es Cristo. Luego Cristo es el motivo de sus acciones, Cristo es el principio con el cual evaluamos todas las ideas religiosas, Cristo esta en el cielo y nosotros, si estamos unidos a Él, tenemos que pensar y actuar en consecuencia de Él.

Cristo este descrito como creador y motivo de la creación (visible e invisible), su sustentador, instrumento de la creación, antecedente de todas las cosas, y reconciliador de todas las cosas.  El medio de la reconciliación es la sangre que derramó en la cruz. Su meta en la reconciliación es de revertir los efectos del pecado por la cruz y ofrecer esta reconciliación a los hombres por medio del evangelio.

Una vez establecida la divinidad de Jesús, Pablo procede a mostrar que los otros caminos para llegar a Dios son fútiles. No ayudan a la gente ni de llegar a Dios, ni de combatir los problemas de pecado en sus propias vidas. Tenemos que abandonar la falsa religión que es incapaz de ayudarnos servir a Dios y dejar el pecado.

La reconciliación (Colosenses 1:21-23)
La esencia de la obra de Jesús es la reconciliación de los hombres con Dios. No hay otro plan de reconciliación.

Pablo expone su ministerio como estándar (Colosenses 1:24-2:5)
El problema que enfrontaba la iglesia de Colosas era la falsa enseñanza que buscaba algo MÁS que el evangelio de Cristo. Para exponer a las enseñanzas y los métodos que los falsos maestros usaban Pablo presenta su propio ministro como un ejemplo de un buen ministro. Hace tiempo escuche que la mejor manera de detectar un billete falso era de conocer bien al autentico billete. Esto es lo que Pablo hace aquí en esta carta a los Colosenses.

En este contexto, Pablo muestra su cercanía a la iglesia y su disposición para sufrir para ellos, que permite su enseñanza franca. Pablo cree que el creyente va a sufrir tribulaciones por ser seguidor de Cristo. La meta del ministerio es de presentar el cuerpo de Cristo “perfectos en él” (Colosenses 2:28). Esta tarea requiere una gran lucha de parte de Pablo. Pablo es un pastor que da su vida por sus ovejas.

El mensaje de Pablo es “Cristo en ustedes la esperanza de gloria” (Colosenses 1:27 RVC). Busca que conozcan el misterio de Dios que es Cristo en que esta el conocimiento y la sabiduría. Esto va a contrastar con los falsos maestros que se presenten en la siguiente sección.


El rechazó de las espiritualidades falsas por que estas rechazan la primacía de Cristo (Colosenses 2:6-23)

Pablo establece la meta de la vida cristiana
“Por tanto, vivan en el Señor Jesucristo de la manera que lo recibieron: arraigados y sobre edificados en él, confirmados en la fe y rebosantes de acciones de gracias, que es como fueron enseñados (Colosenses 2:6-7 RVC).

“Cuídense” es la forma de vivir como creyente en Cristo. Tenemos que cuidar que no agregamos nada a Cristo. Hay muchos que ofrecen otras “formulas” para vivir. Hay ofertas se santidad-justicia, o perfección, o felicidad, o auto-realización. Los que nos presente esto hábitos para el éxito difieren del cristianismo en muchos puntos.  Hay lineamientos que podemos notar acerca de la falsa religión:
       Colosenses 2:8-10 indica que no tenemos que ir más allá de Cristo, ya que en él habita la plenitud de Dios (Colosenes 2:9 RVC).
Romanos 1:22-23 dice, “Aunque afirmaban que eran sabios, se hicieron necios, y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes de hombres mortales, de aves, de cuadrúpedos y de reptiles” (RVC). Entonces cuando uno esta hablando del hombre o de las criaturas esta hablando falsa religión.
      1 Juan 4:5-6 dice, “Ellos son del mundo por eso hablan desde el punto de vista del mundo, y el mundo los escucha: pero el que no es de Dios no nos escucha. Así distinguimos entre el Espíritu y la verdad y el espíritu del engaño” (NVI). Aquí Juan nos dice si un mensajero religioso habla de las cosas del mundo, no es de Dios. Las cosas del mundo son las cosas físicas, las familias, el dinero, el sexo y las placeres, el noviazgo, el edito, el trabajo, la ciencia, la comida, la tierra, la circuncisión entre otras cosas. Si uno esta hablando de estas cosas no esta hablando de Jesús.
      Colosenses 2:11-12 indica que Cristo nos quito nuestra naturaleza pecaminosa. No tenemos que hacer más para quitarnos el pecado.
      Colosenses 2:16-19 No permiten que otros te juzgan por reglamentos ceremoniales humanas. Días de fiesta, ayunos y muchas otras cosas, porque estamos unidos a Cristo.
      Colosenses 2:20-23 indican que los reglamentos humanos no producen santidad en nosotros. No frenan el pecado. Nada más nos esclavizan más.
Aquí en Colosenses Pablo indica que las fiestas religiosas (ayunos y encuentros), humildad fingida, el ascetismo religioso. Todas estas cosas son acerca de las criaturas que tomen el lugar de hablar de Cristo. Todos debemos cuidar no revolver las cosas de Dios con las cosas del mundo. Esto es pecaminoso. Debemos estar hablando de Cristo.

La practica de la fe cristiana (Colosenses 3:1-4:6)
“Puesto que ustedes ya han resucitado con Cristo, busquen las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la derecha de Dios. Pongan la mira en las cosas del cielo, y no en las de la tierra. Porque ustedes ya han muerto, y su vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, que es la vida de ustedes, se manifieste, entonces también ustedes serán manifestados con él en gloria” (Colosenses 3:1-4 RVC).

Estos versículos que presenten la siguiente parte de Colosenses son claves para entender la relación entre la doctrina de la fe en Cristo (Colosenses 1:9-2:23) y la practica de la fe de la fe en Cristo (Colosenses 3:5-4:6). Es paralelo a Romanos 12:1-2; Efesios 4:1-2 y de gran ayuda en la comprensión de la vida en Cristo.

La practica cristiana debe tomar en cuenta el hecho que somos resucitados con Cristo. Si esto es el caso nuestro pensamiento también debe estar con las cosas que estén arriba y no en las cosas de este mundo. Las cosas que son eternas deben tener nuestra atención y atracción. Esto es nuestra realidad final. Todo lo demás es temporal.


“Por lo tanto, hagan morir en ustedes todo lo que sea terrenal: inmoralidad sexual, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia. Eso es idolatría. Por cosas como éstas les sobreviene la ira de Dios a los desobedientes” (Colosenses 3:5-6 RVC).

Estos dos principios: 1. de estar resucitados con Cristo y 2. de hacer morir lo que es de la naturaleza terrenal son la lucha en la vida cristiana. Esto es la tensión en que vivimos en el ya y todavía no. Estamos llamados a vivir según nuestra naturaleza espiritual junto con Cristo y de hacer morir nuestra “carne”.

Lo importa es de estar en Cristo (Colosenses 3:9-11)
“No se mientan los unos a los otros, pues ya ustedes se han despojado de la vieja naturaleza y de sus hechos, y se han revestido de la nueva naturaleza, la naturaleza del nuevo hombre, que se va renovando a imagen del que lo creó hasta el pleno conocimiento, donde ya no importa el ser griego o judío, estar circuncidado o no estarlo, ser extranjero o inculto, siervo o libre, sino que Cristo es todo, y está en todos” (Colosenses 3:9-11 RVC).

Nuestro culto cuando congregamos (Colosenses 3:15-17) tiene la meta de 
“... que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense uno a  otros con toda sabiduría: canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud en el corazón." 

Nuestras relaciones con otros (Colosenses 3:18-4:1)
Nuestras familias deben vivir en sometimiento mutuo (Colosenses 3:18-4:1 ver Efesios 5:21-6:4). No estamos viendo un autoritarianismo, sino un respeto y ayuda mutual en todas nuestras relaciones humanas. Igual con nuestros hijos, extranjeros, esclavos, amos, jefes y subordinados.

Agradar a Dios
La meta del cristianos es de siempre agradar a Dios (Colosenses1:10; 3:17-4:1).

Un llamado a la oración (Colosenses 4:2-6) termina las practicas cristianas. Debemos tener constante vida de suplicas a Dios para su ayuda en este mundo. Observe que Pablo no pide que oren por su salida del cárcel. En lugar de estar preocupado por si mismo, Pablo se preocupa por la predicación del evangelio.

Saludos y instrucciones finales (Colosenses 4:7-18)
En esta sección Pablo hace mención de las personas clave para su ministerio. El reconocimiento de otras es importante para nosotros.

Bibliografía:
Hendricksen, Colosenses, Subcomisción de Literatura Cristiana o El Faro.
Peter T. O´Brien “Colosenses” en D. A. Carson, et. al., Nuevo Comentario Bíblico Siglo XXI, Mundo Hispano.