jueves, 29 de octubre de 2009

Guias de lectura: 1° de Samuel

Cuando nos acercamos a un escrito es importante tener alguna información que nos permita descubrir el propósito del mismo, cierto datos como el autor, el contexto histórico, el estilo y la audiencia nos permiten entender mejor el significado de las expresiones idiomáticas, narraciones, ejemplos y estructura de un libro.

En el caso de Samuel, existen 2 libros en la Biblia con este nombre a los cuales nos referimos como 1° y 2° de Samuel, estos libros narran historias ocurridas en el pueblo Israelí entre los años 1100 a.C. al 970 a.C aproximadamente, o sea cerca de 130 años, y al notar que muchas de sus historias son autobiográficas es obvio que no los escribió un solo autor, ni se escribieron en una sola sentada, sin embargo, existen razones para que tengan 1 solo nombre y mantengan su división en 2 libros.

¿Porqué un solo nombre?
Básicamente porque forman una unidad que narra la transición entre la época en que Israel era un grupo de tribus hermandas y guiadas mediante “jueces” y su constitución como reino bajo el mando de un monarca, también explica la aparición en la escena de un grupo nuevo de lideres bajo el nombre de “profetas”, estos dos hecho fueron supervisados por una sola persona que al mismo tiempo que fue el ultimo de los “jueces” se podría considerar el primero de los “profetas” ¿su nombre? Samuel por eso se llama así el libro.

¿Porqué dos libros?
Primeramente por su extensión, en el tiempo que fueron escritos, no existían los libros tal como los conocemos hoy, se escribía en rollos de piel o papiro y estos rollos tenían limitaciones de tamaño lo que hacia que escritos muy extensos se tuvieran que “acomodar” en varios rollos, este es el caso de Samuel y los números 1° y 2° indican el rollo respectivo. También es importante entender que el primero de los libros es atribuido directamente a Samuel (aunque obviamente la ultima parte fue escrita por alguien más pues narra acontecimientos posteriores a la muerte de él) y narra la época en que el pueblo estaba todavía muy dividido bajo el reinado de Saul, el 2° libro se desarrolla en circunstancias diferentes pues, tras un periodo inicial de 7 años, se logra la unidad nacional bajo el reinado de David, quien hasta la fecha es considerado el prototipo de rey que Israel quisiera tener.

¿De que habla el libro 1° de Samuel?
Lo podemos dividir en 3 Secciones principales:

I.- La falla del sistema sacerdotal y la solución en el sistema de profetas (capitulo 1-7)

Originalmente Dios había establecido a la tribu de Levi para llevar a cabo las funciones relacionadas con el tabernáculo donde se guardaba el arca del pacto que representaba la presencia de Dios entre el pueblo de Israel y dentro de esa tribu había destinado a los descendientes de la casa de Aarón para llevar a cabo las funciones sacerdotales que incluían entre otras la enseñanza de la escritura, la interpretación de la voluntad de Dios expresada en los escritos sagrados y los actos litúrgicos de sacrificios, adoración , etc. sin embargo de la misma manera que el resto de las tribus se “contaminaron” al no seguir las instrucciones de Dios respecto a como debían de vivir en la tierra que el les había dado, el sistema levítico y sacerdotal se pervirtió y dejo de lado las instrucciones de Dios, en los primeros capítulos de Samuel se narra esto en dos maneras: a.- los hijos del sumo sacerdote fornican con las mujeres que vienen al tabernáculo y b.- El arca es capturada por los enemigos de Israel. Es interesante que este ultimo hecho provoca la muerte del Sumo Sacerdote (Eli) y el nacimiento de un niño cuyo nombre resume la situación de Israel (Icabod=”sin gloria”).
Sin embargo Dios, años antes de que ocurrieran estos hechos, había hecho nacer a un niño a quien se llamó Samuel(significa “Dios lo oye” o también “él oye a Dios”) , este niño, aun y cuando no procede de la casa de Aarón , ni siquiera de la tribu de Leví, es entregado al templo a muy corta edad y es educado bajo la tutela del sumo sacerdote, siendo aún niño recibe el mensaje de Dios respecto al fracaso del sacerdocio, y años más tarde ejerce la función de Juez, se le reconoce como Profeta y se encarga de instruir al pueblo en las escrituras (de hecho es muy posible que esta haya sido una de las razones para que escribiera este libro, también se adjudican a Samuel la composición final de los libros de Josué, Jueces y Ruth lo cual hablaría de su intención de “enseñar” a los Israelitas acerca de su Dios “Jehova”)

II.- La falla en el sistema de jueces y la solución en el sistema de reyes (Capitulos 8-12)

A diferencia de otras narraciones de esa época (por ejemplo por esas fechas se sitúan las narraciones Homericas de la Iliada y la Odisea) que están plagadas de seres fantásticos y dioses con vicios humanos, en los que los protagonistas son descritos principalmente por sus logros y virtudes sin mencionar casi sus debilidades o defectos, la narración bíblica nos muestra lo frágil, débil y corrupto de los personajes aún y si estos son el mismo Samuel, la misma situación que atrajo el jucio de Dios sobre el sacerdocio le ocurrió a él, sus hijos eran unos pervertidos y el pueblo “elegido” estaba tan “culturizado” con las naciones de alrededor que solicitan, bajo el pretexto de los hijos inmundos, abrazar una forma de autodeterminación nacional en la figura de un Rey, la solicitud es concedida en la persona de Saúl.

III.- La falla en el sistema de reyes y la solución en un rey “conforme al corazón de Dios” (Capitulos 13-31)

Esta solicitud es interpretada por Dios mismo en las palabras “no te desechan a ti sino a mi”, al mismo tiempo se les advierte lo que harán los reyes con el pueblo, como les someterán y cobraran impuestos y sujetarán a situaciones de sufrimiento etcétera. En estos capítulos el tema se podría resumir como “lo que debería hacer un rey y no hace, pero otros lo hacen por él”. La narración nos muestra a un Saúl que se preocupa más por la opinión de la gente que por la de Dios, un rey que desobedece las instrucciones de Dios para hacerse de un botín, un rey que en vez de atacar a sus enemigos esta haciendo pactos tontos que imposibilitan a su ejercito de obtener la victoria y ponen en riesgo la vida de su hijo, un rey que por consideración a la opinión del pueblo no cumple un juramento a Dios, un rey que se encierra en su tienda por temor a un gigante, un rey que después de haber proscritos a los adivinos en su reino se disfraza para consultar a una adivina, un rey que procura la muerte de aquel a quien Dios eligió. Y al mismo tiempo la narración muestra a Jonathan y David haciendo lo que debería estar haciendo este rey: pelando contra los enemigos, confiando en Dios, buscando a los profetas, respetando los decretos divinos y llevando a cabo pactos que, por temor a Dios, mantendrán a costa de lo que sea. Prefigurándose en el nuevo rey, David, la figura del Mesías.

Conclusiones

La Biblia, a diferencia de cualquier otro escrito, tiene la peculiaridad de la intervención de Dios mediante la “inspiración” en la autoría, desde esta perspectiva es que se le conoce como la “palabra de Dios”. A lo largo de todos los libros mantiene un propósito único: revelar a Dios a los hombres para que estos le reconozcan en la persona de Jesucristo y mediante la fe en él obtengan la salvación. En el libro 1° de Samuel esta reflejado este mismo propósito, los hombres están en un estado “caído” como diaria Pablo en la epístola a los Romanos “Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (¿Se acuerdan de Icabod?) no importa si esta persona es Samuel, Saúl o David (o Abraham, Moisés, Noé, Etc.) necesitan un salvador ¿quien sera este salvador? Uno que va a ser todo lo que Dios quiere que sea el hombre (Sacerdote, Juez, Profeta, Rey) pero “conforme a su corazón” . Mediante la vida y los escritos de Samuel, Saul, Jonathan y David, Dios esta anunciando de antemano quien va a ser este salvador: uno que sera conocido como “hijo de David” (Rey),uno que “juzgará justamente”(Juez), uno que es “sacerdote eterno según el orden de Melquisedec” (sacerdote), aquel profeta a quien todos deben oir y obedecer o serán cortados del pueblo de Dios (profeta).