viernes, 23 de octubre de 2009

Guía de lectura: Joel

Joel

Muchas veces nuestra lectura de la Biblia es tan fragmentado que no entendemos lo que significa las palabras que usamos comúnmente en nuestras iglesias. No entendemos lo que estaba diciendo Joel por no tener en mente todo su libro.

El nombre del “Joel” significa que “Jehová es Dios”.
No tenemos conocimiento cuando este libro fue escrito. Algunos dicen que es el primero de los profetas menores que se escribió, otros lo ponen en el tiempo del cautiverio babilonio y otros lo ponen en el tiempo de Hageo y Zacarías. No tenemos certeza de cuando fue escrito.

Primera parte: En el tiempo de Joel (Joel 1:1-2:27)
A. Langostas, langostas (Joel 1:2-12)
Primero, Joel nos presenta una crisis en su día, donde la ira de Dios va en contra su pueblo porque ellos no estaban sirviendo a Él. El castigo, los langostas, que enviaba Dios estaban acabando con todo. No había cosecha que quedaba.

Video de una plaga de langostas

“Lo que dejaron las langostas grandes lo devoraron las langostas pequeñas; lo que dejaron las langostas pequeñas se lo comieron las larvas; y lo que dejaron las larvas se lo comieron las orugas” (Joel 1:4).

Joel nos da una descripción de su tiempo, cuando vieron el juicio de Dios. Esto es una descripción de una plaga de langostas. Joel llama esta plaga de langostas, “el día del Señor” (1:15). Nadie puede resistir el ejército del Señor. La destrucción es total porque Dios mismo esta peleando contra ellos.

B. Arrepentimiento (Joel 1:13-20)
La única solución es un cambió en de la relación del pueblo con Dios. Joel convocó la gente a un arrepentimiento y ellos respondieron positivamente a su llamado. El Señor mostró su misericordia (Joel) y todo fue restaurado como un regreso al jardín de Edén.

Joel presenta una situación en que Dios es activa en este mundo, donde la misma naturaleza esta subordinado a los propósitos del Dios soberano. No hay nada fuera de su control, salvo los humanos que constantemente rebelan contra Él.

A. El ejército de Señor (Joel 2:1-11)
Esta descripción es paralelo a las langostas de 1:2-27 que describe la acción de las langostas como un ejercito del Señor.

B. Arrepentimiento (Joel 2:12-17)
Esto es un paralelo a 1:13-20 que enfatiza el arrepentimiento.

C. La respuesta del Señor (Joel 2:18-27)
El Señor sana la tierra y re-establece su condición como en el jardín de Edén. El resultado del arrepentimiento resulta en que Dios reverte de los efectos del pecado.

Segunda parte: En el tiempo mesiánico (Joel 2:28-3:21)
La segunda situación en Joel empieza en 2:28, “Después de esto,...”. Esta sección esta hablando de la era mesiánica, donde hay una repetición de los temas que habían ocurrido en la primera parte de su libro. Los patrones del pasado se repiten en el futuro. Si uno en los “últimos días” se invoca el nombre del Señor será salvo. El invocar el nombre del Señor es un arrepentimiento ya que el hombre por si mismo sólo busca salvarse por si mismo.

Joel dice que esta situación va a repetirse en el futuro. Dios iba a derramara su Espíritu, la gente iban a profetizar y todos los que invocaban el nombre del Señor iban a ser salvos. La capacitad de invocar al Señor es dada por el Espíritu. Hay esperanza en el futuro porque iba a ser posible invocar al Señor y ser salvo.

En la NVI el versículo 28 dice, “Después de esto, ...” que en Hechos dice, “... en los últimos días ...” donde Pedro indica que lo profetizado por Joel va a definirse como los tiempos mesiánicos. Este frase “los últimos días” es usado constantemente en el Nuevo Testamento para referirse a los tiempos de la iglesia. Pedro entiende que este tiempo es el tiempo del Nuevo Pacto (Vea 1 Timoteo 4:1; 2 Timoteo 3:1; Hebreos 1:1-4; 1 Pedro 1:20 y 1 Juan 2:18. También en el Antiguo Testamento tenemos otros referencias a lo que sucederá en los últimos tiempos: Jeremías 31:33-34; Ezequiel 36:26-27 y 39:29.) Esto significa que tenemos que entender Joel 2:28-3:21 en el Nuevo Pacto o edad mesiánica.

Este tiempo de los “últimos días” es un tiempo cuando el Espíritu de Dios será derramado sobre toda la humanidad. Ya se cumple el deseo de Moisés de que todos pueden profetizar. “¡Cómo quisiera que todo el pueblo del Señor profetizara, y que el Señor pusiera su Espíritu en todos ellos!” (Números 11:29). Joel no es ansioso que todos pueden predecir el futuro, sino que ellos pueden tener el conocimiento de Dios y “proclamar las obras maravillosas de aquel que nos llamo de las tinieblas” (1 Pedro 2:9).

Jerusalén
Joel habla de la restauración de Jerusalén. La restauración de Jerusalén es difícil de entender, ya que Jesús anuncia en Juan 4 que Jerusalén ya no va a ser el centro religioso de la tierra. También en Juan 2 Jesús dice que su cuerpo es el templo de Dios. Es decir, en lugar de acudir a un templo para llegar a Dios, acudimos a Jesús. Jerusalén, también, es usada como un símbolo de la nueva creación en el cielo. Entonces es importante que no quedamos con el físico del Antiguo Testamento, pero tomamos la re-interpretación del Nuevo Testamento de Jerusalén. En último instancia la realidad es espiritual y no físico.

Después de Jesús, el Nuevo Testamento traslade las referencias de Jerusalén físico al Jerusalén de arriba (Gálatas. 4:25-26). Si quedamos con el físico negamos que el espiritual es más real que el mundo físico. Jesús ofrece su sangre, no en el templo físico, sino en el celestial no hecha con manos (Hebreos 9:24).

Arrepentimiento y juicio
La gente están en el valle de Josafat (el Señor juzga) o el valle de juicio. Al final del día del Señor la gente van a ser juzgados. Los que invocan el nombre del Señor (se arrepienten de su rebeldía al Señor van a ser salvos del juicio, al igual que los que invocaron a Señor en los tiempos de Joel se salvaron de las langostas.

Comparado con el valle de juicio es el valle de decisión donde el juez decide el futuro del pueblo. Cuando el juez dicta su decisión habrá ocurrido el juicio.

Los que invocaron al Señor, tienen seguro su futuro. Pero los que quedaron en su rebeldía serán destruidos.

Conclusión: Jehová es Señor. El tiene su ejercito listo para llevar a cabo sus ordenes. El quiere que le sirvamos y esta dispuesto a usar su ejercito para causar que le invocamos. El esta dispuesto a ayudarnos, cuando nos arrepentimos y le invocamos. Debemos aprender de Señor en el pasado para responder correctamente a los problemas de nuestras vidas.

¿Qué aprendemos del Nuevo Testamento?
El cumplimento de esta profecía según Pedro se realiza el día de pentecostés. El explica que por la asención de Jesús el Espíritu ha sido derramado sobre sus seguidores, y que todos deben invocar el nombre del Señor y ser salvos. Hechos 2:16-39.

Pablo también cita a Joel en Romanos 10:13, “... todo el que invoque el nombre del Señor será salvo.” Hoy es el día de salvación, invócale mientras que pueden (ver Hebreos 4:7).

Sermon en ingles sobre Joel por John Piper.