martes, 13 de octubre de 2009

La importancia de predicar la palabra

La importancia de la Palabra y su predicación
Este articulo es para apoya el taller “exposición bíblica”

Romanos 10:6-13
Pero la justicia que se basa en fe afirma: “No digas en tu corazón: ‘¿Quién subirá al cielo?’ (es decir, para hacer bajar a Cristo) o ‘¿Quién bajará al abismo?’ (Es decir, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). ¿Qué afirma entonces? “Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón.” Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo. ...

Este porción de Romanos 10 nos indica que nuestra meta de es que Dios “se haga presente en el presente” por medio de su palabra. Es decir, que no debemos estar buscando la “manifestación” (manifestar: dar a conocer, poner al descubierto, evidente, claro, visible, patente, ostensible. Diccionario Anaya. Webster dice que la etimología significa, “palpar con la mano”.) o “aparición” o “señal” de Dios, Jesús, María o los santos. Pablo contraste el traer a Dios manifiesto como un escepticismo radical con el creen en Dios. (Noten bien: En el ministerio de Jesús la búsqueda de señales es presentado como escepticismo o incredulidad: Mateo 12:38-42; Marcos 8:11-13: Juan 6:30-40.) Este tipo de ejercicio religioso no es de “... la justicia que se basa en la fe ...” (Romanos 10:6). Pablo esta diciendo que este tipo de ejercicio no es parte de lo que debemos estar anhelando en nuestra practica espiritual.


¿Qué afirma entonces?” Esta frase indica que había confusión aun en los días de Pablo sobre la naturaleza del culto. Si no estamos buscando la manifestación de Dios (Romanos 10:8), ¿qué debemos estar buscando? La respuesta es que Dios se manifiesta en su “palabra”. No debemos buscar en otro lugar. La palabra de las “buenas nuevas” que Jesús fue levantado por Dios “designando con poder Hijo de Dios por la resurrección” (Romanos 1:4).


Romanos 10:14-15
Ahora bien, ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán si no hay quien les predique? ¿Y quien predicará sin ser enviado? Así está escrito: “¡Qué hermoso es recibir el mensajero que trae buenas nuevas!”

La única manera que podemos llegar a creer es por escuchar de Cristo. Necesitamos predicar la palabra acerca de Cristo en palabra y acción (“Predica el evangelio en todo momento y cuando sea necesario usa palabras” Francisco de Asis), para que la gente pueden llegar a creer en Él. La predicación (exposición bíblica) es la única manera de dar a conocer Cristo a la gente. La palabra es lo que crea fe en las personas. Fe es el resultado de escucha la palabra de Dios.