domingo, 18 de noviembre de 2007

La fiesta que hizo Jesús

Jesús era muy fiestajero, allegre. Respondía a las necesidades de la gente. Pero también alejaba de la gente cuando no respondían adecuadamente. Es importante que examinamos nuestros motivos para acercarnos a Jesús.

Les voy a dar un ejemplo de Juan 6:1-14. La gente le había salido a escuchar a Jesús. Eran muchos que habían seguido a Jesús al otro lado del Mar de Galilea. Platico tanto que no había tiempo de regresar a casa. No indican que pasaron el tiempo cantando tampoco. Pero allí estaban bien ambrientos.

Jesús viendo la situación mando a sus discipulos a dar les de comer. Y los discipulos respondieron como yo, "Con qué ojos" porque ni con el salario de ocho meses podriamos comprar suficiente (Juan 6.7). Pero Jesús insiste que los discipulos les den de comer a la multitud. Pedro dice aquí hay un muchacho que tiene 5 panes y dos pescado casí en burla. Diciendo que los recursos son inadecuados para las necesidades actuales. Jesús les había pedido lo imposible. El sabía que era imposible que los discipulos podrían dar de comer a toda la gente. El sabía que sin su ayuda la situación era imposible. No tenían ni los recursos economicos, ni habilidades para responder a las necesidades de 5 mil personas.

Jesús procede de mostrar su divinidad y multiplicó la poca comida que había para que los 5 mil podrían comer y recogían 12 canastas de lo que sobraban. Estas 12 canastas simbolicamente indican que había suficiente para que los 12 tribus también podrían satifacerse con la comida de Jesús. Su recursos son ilimitados.

Pero este milagro provocó un problema para Jesús (Juan 6:24-. La gente hasta quería hacer que fuera rey. Ya tenía demasiados seguidores. Pero desafortunadamente le estaban siguiendo por motivos equivocados. No buscaba a Jesús por lo que era o ofrecia. Quería seguirle por que des daba pan. Querían hacerle un simple panadero. Era el inverso de la propuesta de Jesús.

Hoy tenemos mucha gente en la misma situación. Han sido engañados por las promesas de pseudo predicadores que no conocen a Jesús y prometen prosperidad, sanidad, exito entre muchas otras cosas. La gente como tienen estas necesidades llena los templos, compre los libros y escuchen su musica. Pero no viene a Jesús por el mismo sino por los benificios que piensan que vayan a recibir. Están buscando un panadero o un curandero, o uno que les haría importantes. No vienen a servir a Dios, sino que Dios les sierve a ellos. Ellos a igual que Adán y Eva quieren ser los dioses y que Jesús sea el medio para su exito.

¿Qué hace Jesús con tales personas? Lea el resto del capítulo de Juan 6 para ver la respuesta de Jesús.