sábado, 12 de enero de 2008

¿Católico o Prostestante? Escritura

Hablando con unos amigos me di cuenta que muchas persoans no saben la diferencia entre protestante y católico. También debo admitir que para algunos estas diferencias ya no existen en la practica. Es importante que regresamos al debate original para saber cuales eran las diferencias al fondo de la separación. También reconozco que no todas las iglesias protestantes o evangelicas no mantienen las distintivas originales del protestantismo.

Los distinctivas de los protestantes están resumidas en los cinco lemas de la reforma: sóla Escritura, sóla fe, sóla gracia, sólo cristo y sólo a Dios la gloria. El desarrollo de estos temas esta bien presentado en el libro de Les Thompson, El triunfo de la fe, portavoz, si uno desea profundizar en los argumentos originales.

Sóla Escritura
Uno de los diferencias era en respuesta a la pregunta, ¿Cuál es la autoridad para los cristianos? ¿A dónde recurimos para resolver las diferencias de opinión o enseñanza en la iglesia?

Los católicos respondieron las escrituras, las tradiciones y las jerarquias de la iglesia católica romana (ICR). Al poner varias fuentes de autoridad la autoridad pasa al que es arbitro entre todas las fuentes. Es decir, que el clero o el papa es la autoridad final. De esto se deriva la postura que no hay salvación fuera de la ICR y la autoridad final es el papa. Posturas que ya han asumido la ICR.

La postura protestante era un poco diferente. Primero, la autoridad final es la Escritura. El clero es siervo de la Palabra de Dios y no por encima de la Escritura. Los debates tiene que estar sobre el texto de la Biblia y no lo que dice el sacerdote (pastor o clero).

Segundo, si la autoridad es las Escritura la iglesia no puede añadir otras tradiciones a la Biblia. No puede añadir otras enseñanzas, practicas, o revelaciones. Esto significa que el cristianismo constantemente regresa al cristianismo original. No se evoluciona, o cambia con el tiempo. Siempre estamos regresando a la enseñanza de Jesús y sus delegados apostoles originales.

Tercero, las Escrituras son claras y podemos entender el mensaje de Dios. Este punto era quizas donde marcaba más la diferencia en el debate. Los defensores de la postura católica eran Disidero Erasmo y Roberto Belarmino y de los protestantes eran Martín Lutero y William Whitaker. La postura de Erasmo era importante en el desarrollo del esepticismo occidental (Popper, Esceptisismo desde Erasmo a Spinoza, Fondo de cultura).

Cuarto, todos podemos acudir con el mismo derecho a las Escrituras para conocer a Dios. Esto es fundamental para la doctrina del sacerdocio de todos los creyentes. Todos podemos leer las Escrituras y tener validez en nuestras conclusiones.

Esto permitió el desarrollo de una iglesia pluralista.