domingo, 9 de diciembre de 2007

¿Dando a Dios para recibir recompensa?

Hoy vemos una plaga de predicadores que dice si damos dinero a Dios, Él esta obligado a darnos una recompensa. Ellos comercializan los dones que Dios nos da en trueque por los "dizmos y ofrenda" que damos a Dios. Ellos buscan la "prosperidad" de Dios por medio de la ofrenda. Este tipo de enseñaza convierte a Dios en un ídolo, y cambia a Dios a un siervo que esta obligado a recompensarnos. Esto también nos hace "dioses", porque estamos buscan nuestras intereses egocentricas a traves de nuestra ofrenda a Dios.

"¿Quién le ha dado primero a Dios, para que luego Dios le pague?"*
(Rom 11:35 NVI)
Aquí Pablo plantea como un axioma que no podemos dar cosas (dinero, vida, servicios) para que sea obligado a darnos algo a cambio. No se deja que seamos sus amos. Dios no se permite reducirse a un ídolo. Con este enfoque buscamos a Dios no por si mismo, sino por los dones que Él nos puede dar. Puede ser que ganamos más dinero, pero perdemos a Dios.

Segundo, Esto también nos justificamos nuestra ambición o avarcia para siempre tener más dinero. En lugar de seguir la indicación de Jesús de que no podemos servir a Dios y mammon al mismo tiempo, esta enseñanza hace que servirmos a Dios para llegar a ser más ricos. Esto, obviamente no era la intención de Jesús.

Nota: Si uno promete "cosas" en nombre de Dios que no son cosas que Él promete, este persona esta tomando en vano el nombre de Dios. Esto esta prohibido en las Escrituras. "No tomarás en falso el nombre de Yahveh, tu Dios; porque Yahveh no dejará sin castigo a quien toma su nombre en falso" (Exo 20:7 BJ).

No puedo escribir un cheque en nombre de otra persona, sin ser fraudulento. Lo mismo pasa cuando prometemos cosas en nombre de Dios. La Biblia también dice si yo agrego palabras a lo que Dios ha dicho, agrego maldición a mi vida.
"Yo advierto a todo el que escuche las palabras proféticas de este libro: «Si alguno añade algo sobre esto, Dios echará sobre él las plagas que se describen en este libro. Y si alguno quita algo a las palabras de este libro profético, Dios le quitará su parte en el árbol de la Vida y en la Ciudad Santa, que se describen en este libro.»
Apocalipsis 22:18-19 BJ
Cuando prometemos cosas que Dios no promete a otras personas estas asegurando que estas personas se van a disilusionar de Dios. En este caso nosotros somos responsables por su "falta de confianza en Dios".

En cambió Jesús nos dice que si siguimos a Él vamos a ser rechazados en este mundo como Él fue rechazado. También pide que tomamos la cruz. Le dice al joven rico, que vende todas sus cosas y daselo a los pobres. Como el joven no puede dejar sus riquezas, no pasa a ser discipulo de Jesús porque no podemos tener dos señores. Tenemos que decidir entre Jesús y las riquezas. Seguir a Jesús no es una manera de recibir ganancias en este mundo.

Nuestra responsabilidad
El hecho de que no damos dinero a Dios para conseguir una bendición, no significa que no tengamos responsabilidades hacia la obra de Dios.

I Corintios 9 Pablo establece que los que trabajan en la iglesia son dignos de recibir un pago por su trabajo.
Porque en la ley de Moisés está escrito: "No le pongas bozal al buey cuando trilla."* ¿Acaso se preocupa Dios por los bueyes,
(1Co 9:9 NVI)
También el dice que se renunció este derecho.
Si otros tienen derecho a este sustento de parte de ustedes, ¿no lo tendremos aún más nosotros? Sin embargo, no ejercimos este derecho, sino que lo soportamos todo con tal de no crear obstáculo al evangelio de Cristo.
(1Co 9:12 NVI)
Pablo creía que de haber recibido el evangelio, el fuera esclavo de Cristo. El predicaba el evangelio gratis por haber recibido el mensaje. Pablo no establece este como la obligación de todos los ministros de Cristo.

Pablo dice que los que enseñen en la iglesia son dignos de recibir "doble honra" es decir un doble sueldo.

Pablo también dice que los que escuchen el mensaje deben evitar que el predicar no sea una carga para los que lo anuncian.