sábado, 22 de diciembre de 2007

Sólo somos purificados por la sangre de Jesús

Hace poco estaba hablando con un "cristiano" de otra ciudad. Me dijo que en su iglesia están realizando "encuentros" con los nuevos miembros de su iglesia, no importa si son nuevos creyentes o viene de otra iglesia. En estos encuentros de "purificación" ellos tienen que confesar todos sus pecados para purificarse y limpiarse de los pecados que hayan cometidos.

Esto de purificarse es una negación de que Jesús nos haya limpiado cuando murió por nosotros en la cruz. Es una negación de que Jesús sea nuestro salvador.

Al que tiene oidos, oiga.