sábado, 2 de febrero de 2008

El paradigma para la misión que nos dejo Jesús

No sólo tenemos a Pablo como modelo para la misión. Jesús mismo dejo instrucciones de como debemos llevar acabo la misión.
Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: Él reino de los cielos está cerca.' Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente. No lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, ni bolsa para el camino, ni dos mudas de ropa, ni sandalias, ni bastón; porque el trabajador merece que se le dé su sustento. "En cualquier pueblo o aldea donde entren, busquen a alguien que merezca recibirlos, y quédense en su casa hasta que se vayan de ese lugar. Al entrar, digan: 'Paz a esta casa.'* Si el hogar se lo merece, que la paz de ustedes reine en él; y si no, que la paz se vaya con ustedes. Si alguno no los recibe bien ni escucha sus palabras, al salir de esa casa o de ese pueblo, sacúdanse el polvo de los pies. (Mat 10:6-14 NVI)

Jesús nos dejo un modelo de misión donde los misioneros siempre regresen a Jesús para los recurso de realizar la actividad misionera. De hecho el manda sus apóstoles en misión sin ningún recurso. "No lleven oro ni plata ni cobre en el cinturón, ni bolsa para el camino, ni dos mudas de ropa, ni sandalias, ni bastón" ¿Por qué hace esto Jesús? "porque el trabajador merece que se le dé su sustento." Los que reciben el mensaje eran responsables para el sostén de los misioneros. Son responsables 100%, porque los misioneros no llevaban nada con ellos, mas que la ropa que tenían puesto. Tenemos que enseñar la gente a sostener los obreros que los evangelizan y instruyen. Me he topado con mucha gente que no tiene ninguna idea de su responsabilidad para sostener el ministerio. A no asumir esta responsabilidad retrasamos el avance del evangelio.

Cuando los que "reciben" en mensaje no reciben la responsabilidad para los misioneros, no están recibiendo el mensaje. Y los apostoles reciben un instrucción de "sacúdanse el polvo de los pies" es decir, "maldecir la casa de ellos". Jesús nos instruya a movernos. Es una misión muy dinámica. No podemos gastar nuestro tiempo con personas que no "reciben" en mensaje asumiendo su responsabilidad de sostener la obra. Esto es una definición interesante de los que son "hijos de Dios" (Juan 1:12-13).

También Jesús indica que debemos dar el mensaje si costo: "Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente." Cada quien es responsable de cumplir la tarea. El que predica el evangelio tiene que dar lo que recibió gratuitamente sin cobrar por ello. Pero es necesario hacer el modelo completo. No sólo fragmentado. Si separamos partes de este modelo y no aplicamos las instrucciones completas, terminamos con el proyecto misionero.