martes, 5 de febrero de 2008

Meditaciones para la cuarezma: Acércate a Mí, primera semana

Acércate a Mí
PREPARACIÓN DE NUESTROS CORAZONES
PARA LLEGAR A TENER UNA EXPERIENCIA MÁS COMPLETA DEL CRISTO RESUCITADO
Una meditación para los cuarenta días que conducen a la Pascua
Por John D. Kennington
Una serie basada en Juan 13-16, una porción de Escrituras que deberá ser leída y ser aplicada a nuestras vidas a través del periodo de tiempo llamado cuaresma por las iglesias litúrgicas. Esto reconoce la necesidad de tomar un tiempo especial en el año para acercarse a nuestro Señor.
Nos centramos en la semana de la pasión, la semana que conduce a la crucifixión y la resurrección de nuestro Señor. Esa semana abarca una tercera parte del Evangelio de Juan, y al hacer esto demuestra la importancia de esa semana. Esta porción de Juan ha sido comparada al Lugar Santísimo en el templo del Antiguo Testamento. Piense en esa analogía y permita que éste pasaje haga que esta sea una época para entrar al camino nuevo y vivo que nos ha sido abierto.
Así que, hermanos, mediante la sangre de Jesús, tenemos plena libertad para entrar en el Lugar Santísimo, por el camino nuevo y vivo que él nos ha abierto a través de la cortina, es decir, a través de su cuerpo; y tenemos además un gran sacerdote al frente de la familia de Dios” (Heb. 10:19-21 NVI).
Para comenzar, lea a Juan 13 a 16. Uno o varios versículos serán señalados para nuestra meditación diaria.


Día 1
Seis días antes de la Pascua llegó Jesús a Betania, donde vivía Lázaro” (Juan 12: 1 NVI), y “Se acercaba la fiesta de la Pascua.” (Juan 13: 1). La Pascua era la celebración en Israel de su éxodo de Egipto y de una profecía sobre “uno como Moisés” (Deut. 18:15) quién sería el gran libertador. ¿Hemos reconocido completamente a Jesús como el líder del nuevo éxodo por el cual “pasamos de muerte a vida”?
"Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no será juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida.
(Juan 5:24 NVI).
Día 2
La resurrección de Lázaro (Juan 11:1-54) era la situación que llevó directamente a la crucifixión de Cristo, de modo que pudiera ser dicho que la resurrección de Lázaro le costó a Jesús su vida. Necesitamos reflejar el precio de nuestra salvación.
Día 3
La fiesta de la Pascua requería una preparación (Lucas 22:10 - 12). La familia judía tenía que quitar toda la levadura de la casa. ¿Lea a Juan 13 y pregúntese cuál era la levadura que Jesús quería quitar de la casa? ¿Cómo hace que esto conecte con el pasaje de Pablo sobre la comunión, “un hombre debe examinarse antes de que coma del pan y de las bebidas de la copa” (corazón de I Cor 11:28)? ¿Qué levadura debe ser quitada de nuestras vidas para permitirnos entrar más completamente en el significado de esta fiesta?
Sería provechoso que cada uno de nosotros lea 2 Crónicas 30 para entender cómo Israel se preparaba para guardar la Pascua.
Día 4
La Pascua separó Israel de los egipcios y definió la nación. Jesús es “nuestro cordero de Pascua” (I Corintios 5:7), da a los cristianos su identidad, así recordándoles cómo deben vivir. En China, durante el periodo de la persecución de los cristianos, los comunistas desearon regular la influencia de la iglesia en Shanghái. Una de las cosas que parecían impedir su avance era la cruz que los cristianos pusieron en el frente del púlpito, así que ellos la taparon con cemento. Más adelante, cuando preguntaron algunos de los cristianos allí cómo sobrevivieron esos días, contestaron, “podíamos todavía ver con nuestros corazones la cruz que los comunistas trataron de ocultar de nuestros ojos.” ¡Consigamos un vistazo fresco de esa cruz!
Día 5
“Jesús sabía que el padre había puesto todas las cosas bajo su poder, y que El había venido de Dios y El volvía a Dios así que El se levantó de la cena y se quito su manto y envolvió una toalla alrededor de su cintura” (Juan 13:4) todas las cosas bajo su poder,” aún El, “envolvió una toalla alrededor de su cintura.” Estas cosas parecen contrarias. Él que mereció ser servido se hizo criado para lavar los pies de los discípulos. En humildad completa él enseñó la humildad por su ejemplo. Qué Dios pueda quitar la “levadura” de nuestro orgullo para que podamos ser verdaderos siervos suyos y de nuestros compañeros cristianos. Que Dios trate con la “levadura” de nuestro orgullo para poder ser verdaderos Sirvientes de Dios y de nuestros compañeros en Cristo.
Día 6
Considere sus costumbres y la situación. Era necesario lavarse los pies, o que uno se los lavara. Los discípulos habían venido sobre los caminos polvorientos llenos de estiércol de animales, y era necesario que los pies estén lavados antes de su comida de Pascua. Pero todavía el reino parecía inminente. En las mentes de los discípulos sus papeles en el nuevo reino estaban a punto de ser asignados. Éste no era el tiempo para tomar una toalla y para hacer tareas inferiores. Competían para ser puestos a la izquierda o derecha del rey. No habían entendido las palabras de su Señor sobre cómo su grandeza fue determinada por su conversión a sirviente. Radica mas en cuánto servimos que en cuánto se nos sirve (Mateo 20:26).
Día 7
La preparación del sacrificio para la Pascua implicó mucho más que poder comprender. Considere cómo Jesús se humilló para hacerse sirviente modelo (Filipenses. 2:1 - 11). Nuestro orgullo evita que aceptemos este papel y nos hace crear divisiones. El orgullo es el número uno en la lista de los “siete pecados capitales.” Éste es el primer pecado del que Jesús intentó limpiar a sus discípulos en el décimo tercer capítulo de Juan. Él, por ejemplo y por palabra, limpiaría nuestras vidas para prepararnos para el servicio en su reino.
El siguiente va estar en el Blog el domingo 10 de febrero.